Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La Iglesia, madre también de las que han abortado

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
jueves, 10 de abril de 2008, 08:16 h (CET)
El Santo Padre ha recibido a 300 participantes en el Congreso Internacional "El aceite sobre la heridas", una respuesta a las llagas del aborto y del divorcio". Benedicto XVI entiende que estos temas del divorcio y del aborto "comportan tantos sufrimientos en la vida de las personas, de las familias y de la sociedad", que "el debate es, a menudo, puramente ideológico" y que "sólo con la actitud del amor misericordioso nos podemos acercar a ellos para ayudarles y permitir a las víctimas que se levanten y reanuden el camino de la existencia".

"El divorcio y el aborto – reconoce el Papa -son decisiones ciertamente diferentes, maduradas a veces en circunstancias difíciles y dramáticas, que a menudo llevan aparejados traumas y son fuente de sufrimientos profundos para quien las toma. (...) En todos dejan heridas que marcan de forma indeleble la vida". Afirma el Papa que "el juicio ético de la Iglesia sobre el aborto y el divorcio es notorio: se trata de culpas graves que, de forma diversa y teniendo en cuenta la valoración de las responsabilidades subjetivas, lesionan la dignidad de la persona, implican una injusticia profunda en las relaciones humanas y sociales y ofenden a Dios, garante del pacto conyugal y autor de la vida"; pero que, no obstante, "la Iglesia…ve siempre a la persona concreta, sobre todo a las más débiles e inocentes (...) y también a los hombres y mujeres que realizando esas acciones se han manchado de culpas de las que llevan las heridas interiores y buscan la paz y la posibilidad de una recuperación". La Iglesia, como Madre, "cultiva – dice Benedicto XVI, una indomable confianza en el ser humano y en su capacidad de recuperación". Recoge las palabras de Juan Pablo II en la "Evangelium Vitae" dirigiéndose a las mujeres que han recurrido al aborto: "¡No os dejéis vencer por el desánimo y no abandonéis la esperanza! (...) El Padre de toda misericordia os espera para ofreceros su perdón y su paz en el sacramento de la reconciliación".

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris