Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Lo que va de una España a la otra

Miguel Massanet
Miguel Massanet
miércoles, 9 de abril de 2008, 06:57 h (CET)
Uno se pregunta, en su impotencia que, ¿a dónde vamos a ir a parar?, ¿qué es lo que le está ocurriendo a esta España, en vías de descomposición, para que, ante la mirada incrédula de parte de los españoles, se estén produciendo hechos que nunca hubiéramos podido pensar, ni en nuestras mayores pesadillas, que pudieran suceder? La respuesta es compleja y, si no queremos pensar en tenebrosas conjuras judeo-masónicas o elaboradas conspiraciones de poderes ocultos de sectas satánicas; no nos queda más remedio que volver la mirada hacia el más reciente pasado para encontrar la clave, el origen y la llave de cuáles han sido los resortes que nos han llevado a la situación que estamos viviendo en la actualidad.

Yo resumiría en dos conceptos básicos los que, a mi modesto criterio, han hecho que una España próspera, unida, respetada por el resto de naciones, ejemplo de cómo se debe producir una transición desde una dictadura a una democracia y dotada a si misma de una Constitución que ha sido capaz de mantener en paz y hermanadas a las diversas regiones de las que está formada; haya sufrido, en sólo poco más de cuatro años, una degradación tal de sus instituciones; un deterioro de sus modelos éticos y morales; una destrucción traumática de la solidaridad y hermanamiento entre las distintas autonomías; un sentimiento progresivo y empecinado de antipatriotismo, fomentado por secesionistas y nacionalistas (encaminado a desmembrar el país en pequeños estados dirigidos por caciques ávidos de poder). Las dos causas fundamentales que han dado pie a que, hoy en día, ni los más optimistas puedan reconocer en este país a aquella España de sólo hace unos pocos años, han sido: la llegada al poder de los socialistas, encabezados por Rodríguez Zapatero y el impulso que, la política de ZP, les ha dado a las aspiraciones de los nacionalismos excluyentes.

ZP ha conseguido durante su legislatura: arrinconar al partido mayoritario de la oposición; convertir el Parlamento en un medio de llevar adelante sus planes partidistas con la complicidad de nacionalistas, comunistas y antisistema; transformar al Poder Judicial en un organismo subordinado al Estado y colaborador para el logro de sus intereses partidistas; anestesiar al Ejército, reduciéndolo y convirtiéndolo en un refugio para emigrantes que han encontrado en él el modus viviendi que andaban buscando; convertir la docencia en el vehículo principal de adoctrinamiento político de la juventud ( EpC) al tiempo que ha pretendido convertir la escuela pública y las universidades en productores masivos de títulos, para lo cual no han tenido inconveniente en sacrificar el esfuerzo, la preparación y la excelencia en aras al número ( pasar de curso con cuatro cates, cupos de aprobados exigidos a los profesores etc); permitir la entrada en España, de forma indiscriminada e incontrolada, de una invasión de inmigrantes que han contribuido a que la delincuencia haya crecido y en que se hayan instaurado en nuestro país culturas delictivas, como las bandas kosovares o hispanas, dando lugar a que se incrementaran los asesinatos, atracos y secuestros.

Por otra parte, no han cejado en su empeño de presentar a la Iglesia católica como un enemigo de los ciudadanos y del Estado contribuyendo, con la permisividad de los organismos de control y mediáticos, a que fuera escarnecida, insultada y menoscabada con completa impunidad. Observando, pese a su proclamada laicidad, un trato exquisito con los representantes del Islán (ya son más de un millón los que viven en España) favoreciendo la edificación de mezquitas y dotándoles de subvenciones económicas; lo que no obsta a que ya se hayan formado en nuestra patria focos de formación de terroristas y que practiquen solapadamente sus prácticas de ablación del clítoris a las mujeres y que éstas continúen estando sometidas a sus maridos, privadas de las libertades de las que gozan las españolas.

Los nacionalistas, empezando por los terroristas de la ETA, han dado continuas muestras de su resurgimiento, después de haber estado al borde de su extinción en la legislatura de Aznar, y ha sido evidente la doblez de Zapatero que mientras hacía ver que los perseguía, a espaldas del PP y de los ciudadanos, estaba negociando (con la inestimable ayuda del PNV) con los asesinos de la banda. Lo negó cuando fue descubierto, lo negó cuando ya era vox pópuli y lo negó después de haberlo reconocido el mismo, en un ejercicio de desvergüenza máxima. Fracasó cuando los etarras mataron en Barajas, lo volvió a hacer cuando ETA rompió la tregua y lo ha continuado haciendo al mantener viva su intención de volver a negociar a la primera ocasión que se le presente. Dijo que no negociaría y a los quince días se destapó su mentira. Pero, a pesar de todos sus fallos lo han vuelto a votar. Ha cedido a los chantajes de los catalanes dándoles el Estatut y llenándoles las arcas de millones de euros a costa de otras autonomías. Ahora ya no tiene el mismo carisma que antes, la recesión económica le está empezando a pasar factura y los catalanes, sus principales apoyos, ya le miran de reojo cuando ven que los deja en la estacada con la sequía que amenaza con restricciones, que puede arruinar el turismo de verano y que les va a costar 44.000 millones de euros. Los que le votaron tendrán que aguantar mecha y tragar, pero los que no le votamos nos vamos a dejar oír, aunque seamos voces que predican en el desierto.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris