Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Dos mujeres

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 8 de abril de 2008, 06:57 h (CET)
Son las dos mujeres de moda, las dos mujeres de las que todo el mundo habla. Dos mujeres que están marcando el inicio de esta legislatura. Y las dos son populares. Soraya y Esperanza. Esperanza y Soraya.

¡Pues no se ha liado parda a cuenta del nombramiento como portavoz popular en el Congreso de los Diputados de Soraya Sáenz de Santamaría! A tal punto llega la cosa que el diario “El País”, conocido por su simpatía hacia la derecha española, radiante con los cambios en el PP –lo cual resulta preocupante-, dedicaba este fin de semana dos páginas enteras a dejar claro que quien se dirija a ella como Soraya -hay que llamarla “Sáenz de Santamaría”- es… ¡machista! No se sabe qué van a hacer los de Polanco Jr. con Hillary o Segoléne.

El caso es que Mariano Rajoy decidió proponer a la Junta Directiva Nacional (porque aquí Rajoy propone y la Junta Directiva bala) el nombramiento de la joven abogada del Estado y persona de su absoluta confianza (hoy, que mañana, viendo lo de Pizarro, cualquiera sabe) para ocupar el puesto que antaño ocuparon Rodrigo Rato y Eduardo Zaplana. La sala en que se encontraban reunidos todos los que en el PP pintan algo –con dos excepciones: Rato y Aznar- estalló en aplausos cuando el líder popular, en ese momento incontestado, hizo su propuesta. Fue ratificada por unanimidad. Hasta que llegó la hora de comer, que ya se sabe que la derecha cainita y la izquierda sumisa tienen por costumbre largar en los bares y restaurantes lo que no largan donde debieran. Supongo que Soraya –toma machismo, Moreno- acudió esa misma tarde al otorrino a quejarse de un zumbido interminable en sus oídos. Cosas de la partitocracia y de la mezquindad.

Más no es Soraya, que ha comenzado su andadura renovando la dirección del grupo parlamentario popular colocando al frente del mismo a jóvenes promesas la mayoría sin experiencia, la única mujer de la derecha que viene acaparando en las últimas semanas la actualidad política.

Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, la liberal del PP, está en boca de todos. Por tener, ya tiene en la red hasta club de fans propio que la postula como candidata para el Congreso Nacional del Partido Popular como alternativa a Mariano Rajoy. Esperanza2012.com. Y, por lo que hemos sabido este fin de semana, la aguerrida presidenta del PP madrileño parece que ha puesto, mantel por medio, sus condiciones al líder del PP.

Quiere, afirman los de Pedro J., que del Congreso salga un proyecto político liberal: libertad económica, bajadas de impuestos, liberalización del comercio, defensa de derechos civiles, nación española… un proyecto que, estoy segura, entusiasma a la inmensa mayoría de votantes del PP. Es lo que se llama renovarse y modernizarse. Y la evolución de la derecha, es evidente, no puede suponer en ningún caso la vuelta a posturas ideológicas fracasadas y desfasadas. O sea, socialistas. Para inmovilistas ya tenemos a los de la Z.

Eso sí, Aguirre también exige, según el diario “El Mundo”, que Mariano Rajoy de a conocer su equipo antes de la cita valenciana.

Cuentan los que se conocen el paño que las espadas están en todo lo alto y que tambores de guerra resuenan en Génova 13. Tanto es así que Rajoy, para frenar una alternativa más seria que la del diputado A.B., habría amagado con un “que viene el coco”, siendo el coco el intervencionista y ultraconservador Ruiz-Gallardón, encantado de haberse conocido y convencido de ser el colmo “del centro”. Quién lo ha visto y quién lo ve. De promesa de Alianza Popular a extravagante amenaza.

El caso es que en la derecha sus dos sectores, entreguistas y renovadores, andan, mientras los españoles nos jugamos el ser, a tortazo limpio, no se sabe bien si por ganarse el favor o si para sustituir a un demasiado silente Mariano Rajoy.

¿Ganarán los que consideran que el PP tiene que templar gaitas con nacionalistas y socialistas y caer bien hasta a Cebrián? ¿Triunfará el ala liberal del mismo? ¿Habrá PP para rato? La respuesta en junio en Valencia.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris