Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Ni Antequera ni Jerez

Francisco Marcos Becerra
Redacción
lunes, 7 de abril de 2008, 06:49 h (CET)
Ya dijo Pedro Pacheco que “la justicia es un cachondeo”, pero cuando se trata de derechos, de toma de decisiones o dejaciones que afectan a la vida, creo que el calificativo se queda corto.

Que en todos los grupos, colectivos o bandas hay buenas y malas personas no hace falta reinventarlo, está más que demostrado por el simple hecho de la existencia tanto de buenas como de malas personas.

Que a una persona se le otorgue el poder de decidir sobre la vida y la libertad de otras personas sin que ese poder pueda ser controlado, revisado, limitado o corregido de forma que sus errores, infracciones o simples deslices sean obstaculizados antes de que dañen a los inocentes, habría que verlo.

Recientemente han saltado a los medios que, presuntamente, la dejadez de sus funciones por parte de personas con poder pero sin temor a tener que rendir cuentas por sus arbitrariedades o dejaciones sea la causa de un enorme daño causado y eso debiera ser revisado.

¿Es creíble que un órgano unipersonal de poder, como es un Juez, intente “escurrir el bulto” achacando y buscando en el funcionariado la expiación de sus propias culpas?

Pero, ¿Cómo voy a extrañarme de lo que leo en la prensa?, cuando veo que en el Juzgado número tres de Antequera se vienen tomando decisiones manifiestamente parciales que suponen amparo, protección y apoyo al negocio de las denuncias falsas, dando respuesta viciada a la Audiencia Provincial y desoyendo las órdenes de ésta, dilapidando medios en pro de una venganza por el reparto de una pequeña herencia en que los instigadores de toda la historia no vieron cumplidas sus aspiraciones de ventaja, pero hoy se ven amparados por la dejadez de un Juez que dilata injustificadamente, tergiversa a su interés y toma decisiones no acordes con las ordenes recibidas desde la propia Audiencia Provincial.

Decisiones, digo, que al incidir en la parcialidad, la dejadez y el vicio dañan gravemente a una parte en particular y a la Sociedad en general, quebrantan la credibilidad y deshonran a la Justicia.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris