Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Para qué una Educación para la ciudadanía?

Jesús Martínez (Gerona)
Redacción
lunes, 7 de abril de 2008, 06:49 h (CET)
Con la imposición de Educación para la Ciudadanía ¿Van a hablar a los niños de convivencia, de respeto y de igualdad entre las personas? ¿Les van a decir que la violencia es mala, ya sea física o verbal? ¿Les dirán que todos pueden expresarse y que todas las opiniones son respetables, aunque se discrepe? Me temo que no, pero aunque fuera cierto cuando los niños oigan y vean a los políticos provocar el odio entre ciudadanos por ser de derechas o de izquierdas, por estar en el gobierno o en la oposición, por sus fanatismos pueblerinos, infantiles y engreídos de ser catalanes, vascos o gallegos (algunos profesores lo sufrimos diariamente), por tal causa ser superiores y estar en contra de los españoles, por sus parcelas de poder y de dinero, por hablar una u otra lengua o no exhibir las banderas que deben ser exhibidas, y por tantas cosas como hoy se han hecho motivo de ira y agresión, esos niños no van a entender la hermosa y feliz teoría de la CIUDADANÍA si la comparan con la indecente y cruel realidad.

Un día, un amigo, me enseño escandalizado un periódico de los que se reparten gratis, y me leyó una columna en la que su autora decía que mirando datos en Internet, encontraba a España, en comparación a otras naciones, en lugares muy bajos en sus evaluaciones. Decía el artículo, entre otras cosas, que estamos a la cola de Europa en servicios sociales, que tenemos las costas más degradadas ecológicamente, la televisión más sensacionalista, que albergarnos el mayor número de organizaciones criminales, tenemos los niños que menos duermen, que más juegan con el ordenador y más horas ven (nuestra espantosa y escandalosa) televisión. Tenemos los papás que menos colaboran en las faenas del hogar. Somos los más estresados, los que más electricidad consumimos, los que tenemos menor productividad laboral, los que menos ahorramos, más cambiamos de teléfono móvil... Podemos añadir a todo esto el bajo nivel en la enseñanza de nuestros alumnos, el que somos los mayores consumidores de droga, y lo del enorme número de abortos (100.000 en último año), y el aumento de delitos sexuales, y la violencia creciente, y la corrupción, que según informes recientes internacionales ha aumentado en España últimamente en progresión geométrica. Les enseñaran como superar esto o por el contrario será la ideología de genero la base de la enseñanza, les dirán que el aborto es un derecho de la mujer, que los demás ciudadanos son un objeto de usar y tirar, que…

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris