Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Caducidad nacional

Mario López Sellés (Madrid)
Mario López
domingo, 6 de abril de 2008, 08:33 h (CET)
Hay cosas de este país que me parecen incomprensibles. Pero una de las que más me lo parece es la caducidad el DNI ¿Por qué caduca? ¿Es que con los años nuestra nacionalidad va languideciendo hasta que al cabo de cinco o diez –dependiendo de la edad que tengas- se acaba extinguiendo como la llama de una vela abandonada a su suerte?

No lo entiendo. El caso es que a mí se me ha caducado hace cuatro meses. Pregunté a las autoridades competentes por el trámite que debía formalizar para que me renovaran el DNI y así poder recuperar mis nacionales atributos que han sido puestos en almoneda por el paso de los años. Me informaron que debía llamar a las oficinas del DNI de la calle Santa Engracia de Madrid para pedir hora. Yo, como es natural, les he venido haciendo caso hasta ahora. Llevo cuatro meses llamando todos los días cada media hora, de nueve de la mañana a dos de la tarde. O está comunicando o no me lo cogen. El caso es que aún no he podido establecer contacto con los funcionarios que han de suministrarme el vital documento que me acredita nada menos que como español. Claro, tantos meses de caducidad han empezado a hacer mella en mi nacionalismo. De un tiempo a esta parte estoy notando un extraño desafecto por los toros, la peineta y el vino con casera. En cambio, empiezo a notar una atracción fatal por la filosofía kantiana, la música de Vela Bartok y los aforismos de Lewis Carroll. No sé, no sé. Ya no me siento tan en mi salsa comiendo pescaito frito en Sanlúcar y el cabrito de Pedrezuela me sabe a poco. Ya prefiero el sushi. De seguir prolongándose esta caducidad nacional mía me temo que acabaré hablando en chino cantonés. Claro que, como diría el otro, no hay mal que por bien no venga.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris