Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Amar al mundo

Javier Peña Vázquez
Redacción
sábado, 5 de abril de 2008, 07:00 h (CET)
Parece difícil, casi imposible, poder llegar a amar a un mundo que nos muestra sus aspectos más sombríos. A este mundo que puede terminar por parecernos irrecuperable y completamente deshumanizado, debido a esos cambios climáticos que tanto nos asustan y al desequilibrio entre las necesidades de la población y los recursos disponibles. Es, sin embargo, un mundo que ha salido perfecto de las manos de Dios, como no podría ser de otra manera.

Dios, en ese indescriptible proceso de la Creación, va constatando cuanto hace y, en palabras del narrador bíblico, va viendo que “todo es bueno”. Sin embargo, para Dios no hay tiempos y todo constituye un presente. Lo cual significa que, lo que era bueno, lo es y lo seguirá siendo.

Un mundo al que podemos y debemos amar porque es para nosotros. Así que, si no nos proponemos destruirlo ex profeso, debemos confiar en que está muy bien pensado y que cuenta con los recursos que precisaremos en cada generación. Entendiendo que estamos de paso y que este lugar se lo dejamos a los que vienen detrás, a nuestros hijos. Un razonamiento que debe llevarnos a cuidar y mejorar su organización, ya que es solar para todos sus moradores.

Pertenecemos a una gran familia, la familia humana. Por tanto, es preciso que los unos nos preocupemos de los otros, como se suele hacer en casa. Para sacar a éste de un atolladero, para ayudar al otro a confiar más en sí mismo y potenciar esas cualidades que tanto le cuesta descubrir, para hacer más llevaderas las diferencias de carácter entre ésa y aquel. Sin dejar de respetar a los que ejercen la autoridad, ayudándoles con nuestra crítica constructiva.

Somos seres dotados de inteligencia y voluntad, con muchas y estupendas cualidades para compartir; siempre que evitemos ciertos delirios. ¡Qué dichoso es darse y cuan feliz nos hace! Tanto que, cuando lo hagamos, podremos querer al mundo y a cuanto significa, porque será más nuestro. Entonces lo amaremos y no de cualquier manera; será apasionadamente.

Noticias relacionadas

Virtualidad progresiva

Por fortuna, la civilización asienta sobre numerosos pilares, sumando incuestionables conquistas en un progreso evidente

Una propuesta de cien medidas respecto a la familia

Hay que ver si los partidos quieren resolver problemas o solo vencer a los contrarios

Traficar con el arte

¿Es aceptable que un castillo o una iglesia que forman parte de la Historia de nuestro país, se transformen en la residencia de una familia adinerada?

Top ventas

Lo más vendido en este fin de invierno, comienzo de primavera

El PSOE esconde sus intenciones, pero sus omisiones tendrán consecuencias

“Si tienes que mentir, engañar, robar, obstruir o intimidar para hacer entender tu punto, no debe ser un punto capaz de sobrevivir por sus propios méritos”. Esteven Weber
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris