Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

Corazones de piedra

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
viernes, 4 de abril de 2008, 05:51 h (CET)
El malhumorado mundo echa humo por todos los costados. No es para menos. Crecen como las cucarachas los corazones de piedra. Siempre dispuestos a prender mecha. El fuego de vejaciones, tan extendido hoy en día, es tan vivo que nos deja sin oxígeno para respirar. Vejan a disminuidos psíquicos, a mayores, a mujeres, a niños… No hay que ser ningún superdotado para caer en la cuenta que gana territorio la selva. Las salvajadas conviven a diario en nuestro hábitat.

Despertar la conciencia moral y social en los corazones de piedra no es fácil. Desde luego que no. Están acostumbrados a pasar por encima de la ley, a darle un corte de mangas a cualquier norma, a reírse de los blandos poderes y a merendarse la justicia con brindis al sol. Han devaluado la vida humana, estos pedruscos vestidos de figura humana, al capricho del interés, del divertimento o a un sentimiento visceral de venganza.

Corazones de piedra roban a mano armada libertades humanas. Obligan a prostituirse. No hay elección sino violencia. Sufrimiento con el que hay que convivir para sobrevivir. Para muchas personas la prostitución es la única vía de emergencia. Cada día es más complicado que a uno le dejen domiciliarse en un espacio sin violencia. Ante un mundo desgarrado por conflictos, que no acierta a agarrarse a la paz, donde a veces se justifica a los violentos, es importante reafirmar el sentido común.

Los corazones de piedra son de verdad, existen, se multiplican en progresión geométrica, aunque vivan impregnados por la mentira. Hay que llamar por su nombre a estos repelentes tipos, que torturan a diestra y siniestra en cualquier esquina, registrarlos, sellarlos, expropiarles el cuerpo, remitirlos al Parnaso para que se rehabiliten con la belleza, hacer algo por propiciar un cambio de actitudes. La paciencia tiene un límite. Es necesaria una intervención urgente, eficaz, que implique a todos en la lucha contra cualquier forma de intimidación, terror, bestialidad, barbarie, partiendo de la formación de las conciencias y transformando mentalidades, modos y comportamientos propios de animales, no de personas que aspiran a reconstruir la familia humana bajo una alianza de civilizaciones. Quizás, por ello, haga falta ponerle las pilas a la justicia para que haga justicia y a la ciudadanía reponerle un espíritu abierto a la escucha. Del pueblo emana el corazón y sus virtudes.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris