Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El Papa amigo de los jóvenes

Elena Baeza (Málaga)
Redacción
jueves, 3 de abril de 2008, 08:29 h (CET)
Al final de la tarde del 16 de octubre de 1978 en la chimenea de la Capilla Sixtina aparece la fumata blanca, era el anuncio de que había sido elegido el nuevo Papa, lo que nadie podía imaginar que ese humo era un volcán. Un volcán que cambió la historia demoliendo el muro de las ideologías que dividía el mundo físicamente en Berlín.

Juan Pablo II, el Papa que llegó a Roma procedente de la Iglesia del silencio, fue un campeón de la libertad que amó con pasión al hombre. Él fue un hombre excepcional, un cristiano ejemplar y un Papa providencial que se empeñó en alentar, sin complejos y sin miedo, la presencia elocuente de la Iglesia en medio del mundo.

Era el primer pontífice polaco: el primero de ese país que llegaba a la sede de Pedro.

Comienza la solemne misa inaugural en la plaza de San Pedro y en su primera homilía ya se dirige como un viento impetuoso: “Os lo suplico; os lo imploro con humildad y confianza; dejad a Cristo que hable al hombre” ¡No tengáis miedo! Cristo conoce lo que hay dentro del hombre. ¡Sólo Él lo sabe!”

Desde el primer momento los jóvenes se mantienen firmes, vitoreando al Papa, resistiéndose a marcharse. Se abre la ventana del estudio privado y aparece Juan Pablo II, gritando con fuerza a esos jóvenes: “¡Vosotros sois el porvenir del mundo, la esperanza del Papa, la esperanza de la Iglesia!”, ese fue su primer encuentro con los jóvenes que ya no lo dejarían en todos sus viajes.

Todos esos jóvenes de aquellos años, han madurado y en sus vidas han quedado marcadas para siempre esas palabras, porque marcó un camino que demostró con su ejemplo y testimonio, hasta el final. Con su bastón en la mano, no venía a imponer sino a proponer.

Y, no quiero dejar de recordar su amor a “Maria” como a él le gustaba llamarla, y las palabras que pronunció –dirigidas también a los jóvenes- en su viaje a Fátima el 13 de mayo del año 2000: “La Virgen necesita de vosotros para consolar a Jesús, triste por las ofensas que se le hacen; necesita de vuestras oraciones y sacrificios por los pecadores. Pedid a vuestros padres y profesores que os apuntes en la escuela de la Virgen para que os enseñe ser como los pastorcillos de Fátima”.

Me consta que son muchos los millones que acogieron sus palabras y las siguen manteniendo firmes, siempre te tendremos en el recuerdo Juan Pablo.

Noticias relacionadas

Virtualidad progresiva

Por fortuna, la civilización asienta sobre numerosos pilares, sumando incuestionables conquistas en un progreso evidente

Una propuesta de cien medidas respecto a la familia

Hay que ver si los partidos quieren resolver problemas o solo vencer a los contrarios

Traficar con el arte

¿Es aceptable que un castillo o una iglesia que forman parte de la Historia de nuestro país, se transformen en la residencia de una familia adinerada?

Top ventas

Lo más vendido en este fin de invierno, comienzo de primavera

El PSOE esconde sus intenciones, pero sus omisiones tendrán consecuencias

“Si tienes que mentir, engañar, robar, obstruir o intimidar para hacer entender tu punto, no debe ser un punto capaz de sobrevivir por sus propios méritos”. Esteven Weber
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris