Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   A la guerrra con la guerra  

Revoltijo de plazas escolares

Oscar A. Matías
Óscar A. Matías
miércoles, 2 de abril de 2008, 05:19 h (CET)
Estamos en periodo de matriculación. Hasta hace poco tocaban las elecciones, luego vinieron las vacaciones que, por muy cortas que sean, siempre se agradecen, y ahora miles de familias se enfrentan al difícil reto de escoger la plaza escolar para sus hijos. Como era de protocolo, durante la campaña electoral, hemos oído toda clase de propuestas sobre materia educativa, promesas que una vez iniciada la legislatura habrá que ver si realmente eran todas ellas ciertas. Pero lo que realmente les preocupa a las familias, durante estos días, es el hecho de tener que elegir el centro escolar para sus hijos.

Las cifras que se dieron a conocer hace apenas unos días muestran una oferta que amplía 24.800 plazas escolares más que el curso pasado en toda Catalunya. En un reciente comunicado la Generalitat expresaba que “se ha de poder dar respuesta al fuerte incremento de la natalidad que ha habido desde el año 2000”. Por eso el aumento de las plazas se da de modo especial en los cursos inferiores: P5, P3 y P4 (por este orden). Mientras que en Barcelona ciudad y las Tierras del Ebro son donde menos se aumenta la oferta de plazas, contrariamente se produce en las comarcas de Barcelona y en Girona.

Pero la saturación de los centros y la carencia de plazas siguen siendo dos problemas que no quedarán aún resueltos, y como consecuencia muchos padres se quedarán con la duda de saber dónde irán a parar sus hijos el curso que viene. Por otra parte, el sistema de puntos para la asignación escolar no siempre resulta el medio más eficaz para asegurarse una plaza. Es decir, ahora que toca matricular a los hijos, no solamente te limitan las posibilidades de poder escoger un colegio, sino que además puedes encontrarte con la desesperada situación de no saber a dónde llevarlo.

Si fuera éste el caso, habrá que andarse con cuidado con la decisión que desde casa se adopte. La mejor opción deberá ser la de esperar, no sea que se repita la historia de Sanlúcar de Barrameda, donde unos padres decidieron educar a su hija en casa al margen de la enseñanza reglada y ahora pueden perder la tutela de su hija por decisión de un magistrado de la localidad gaditana.

Otra fórmula podría ser la que eligieron a finales del curso pasado 60 madres del colegio público “El Prado” de Sevilla donde se encerraron para protestar por las faltas de plazas. Una opción que no acabó siendo del todo satisfactoria, pues a muchos de sus hijos les acabaron trasladando a otro colegio situado a tres kilómetros y sin transporte público. Aunque para llegar a esta situación no hace falta ni encerrarse, pues son cientos las familias que deben llevar a sus hijos a colegios lejos de casa por las exigencias del mapa escolar.

Y aunque faltan plazas, sobran pupitres. A partir de este curso las escuelas públicas y privadas de Catalunya tendrán una reserva de dos plazas por grupo para poder acoger a los niños inmigrantes que lleguen una vez empezado el curso escolar. Una medida que resulta contradictoria con la noticia publicada esta semana donde se afirmaba que el programa de retorno, financiado por la Secretaría de Estado de Inmigración, ha facilitado que unos 5000 inmigrantes hayan regresado voluntariamente a sus países de origen. Será que se espera que mientras unos se van, otros vendrán.

También es cierto que si ha habido un elevado índice de natalidad no es gracias a los autóctonos del país, sino por el elevado índice de inmigración. ¿Qué tu hijo se queda sin plaza escolar el próximo curso? Lo siento –te podrían decir-, quizás hubiera sido preferible que naciera inmigrante, entonces sí que tendrías plaza asegurada.

Noticias relacionadas

La Orden del Mérito Civil, recompensa para los embajadores

Se concede por la relevancia de los servicios civiles prestados al Estado español

Santa Bárbara

Todo el mundo se acuerda de Santa Bárbara cuando truena

Desconfianzas y absurdos

La pobreza extrema crece en muchas partes del mundo

¿Juzgamos la rebelión catalana o la unidad de España?

“Seremos tan fuertes como unidos estemos y tan débiles como lo divididos que estemos” J.K. Rowling

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris