Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Es el PSOE, la Penélope que destejió el PHN del PP?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 1 de abril de 2008, 04:16 h (CET)
Cuan caro va a pagar este verano, si Dios no lo remedia, la imprevisión, el empecinamiento y la estrechez de miras del PSOE cuando, nada más conseguir el poder en las elecciones del mes de marzo del 2004, saltándose las más elementales normas de prudencia y guiándose, únicamente, por el afán revanchista que llevaban almacenado desde que el señor Aznar les arrebató el gobierno de España; se dedicaron a hacer tábula rasa de los proyectos de infraestructuras que tenía en marcha el PP. Uno de ellos era el del Plan Hidrológico Nacional, un estudio serio y bien documentado que gozaba, incluso, con la aprobación de la mayoría de autonomías afectadas, incluso de alguna del PSOE. Sin tener una propuesta alternativa mejor que ofrecer, optaron por la consabida solución de las dessaladoras que, como se ha demostrado, han sido incapaces de resistir la prueba del algodón climático, especialmente por dos razones: la primera porque de las treinta y tantas que se proyectaron construir apenas si se han puesto en servicio un par de ellas y, en segundo lugar, porque son incapaces de solucionar un problema de sequía global como el que estamos padeciendo ahora en Catalunya.

Lo que aún resulta más lamentable es que todavía, ante una situación crítica que amenaza con afectar a los campos, cultivos, industrias y a los ciudadanos de toda la autonomía, lo único que parece preocuparles a las autoridades del Tripartit, con el señor Montilla a la cabeza y al Gobierno central de Madrid, es que nadie pueda decir que el PP tenía razón en sus planteamientos de un plan hidroeléctrico integral, cuya finalidad se centraba en que, con los respectivos trasvases entre ríos, se convirtiera a España en una nación donde, sus respectivas partes, fueran solidarias en cuanto a los escasos recursos hídricos de los que dispone. Era evidente que ni a CIU ni al PSC les interesaba que un plan de índole nacional se llevase a cabo, por lo que de interrelación regional suponía y de mutua dependencia y solidaridad con el resto de España. Los nacionalistas no podían aceptar, aunque ello fuera lo mejor para Catalunya, que desde el Gobierno central se frustrasen sus proyectos independentistas por medio de un proyecto que, en cierta forma, les vinculaba aún más con la nación española.

Es de todo punto penoso ver como ahora, tanto la Generalitat como el ministerio del Medio Ambiente, hacen verdaderos equilibrios para no tener que admitir la necesidad de trasvasar agua del Segre ( afluente del Ebro) al Llobregat, para suministro de Barcelona. Las frases ambiguas y los juegos de palabras no hacen más que dejar constancia del ridículo de dos administraciones, la central y la autonómica que, para no reconocer lo inevitable, hacen de mangas capirotes para que, al final, se vean obligadas a trasvasar aguas de otras cuencas, como la solución más viable y efectiva para paliar la carencia de agua en la capital catalana. “Aportes puntuales de caudales”, “Soluciones transitorias” y otras vaguedades semejantes, se utilizan por aquellos que en su día se opusieron frontalmente al Plan Hidroeléctrico del PP aún sabiendo que era la mejor solución para paliar la falta de agua de Catalunya, Valencia y Murcia.

Resulta penoso escuchar a la ministra Narbona cuando pretende salvar la cara diciendo que: “sólo como último recurso se podrá autorizar el trasvase”, cuando todos sabemos que las soluciones alternativas, aparte de ser costosísimas, son incapaces de cubrir con la suficiente holgura las necesidades de agua de los catalanes. Barcos tanque que deberán traer agua de Escombreras o del Ródano, no son más que parches para apaciguar a los ciudadanos y darles una falsa sensación de que se tiene controlada la situación. Cualquier incidencia en la dessaladora puede significar un trauma para millones de usuarios y todos sabemos que su producción es insuficiente para atender al suministro local y además el de una megapoblación como es la de la Ciudad Condal. Por otra parte ya desde áreas técnicas de la Generalitat y desde la misma presidencia de la Diputación de Lleida, se duda mucho de que, una vez construida la infraestructura del trasvase – cuyo coste se estima en 20 millones de euros – luego se vuelva a desmontar sin más. Resulta que ahora para Carbona “hay trasvases y trasvases” para buscar justificar que se mantuviera el trasvase del Tajo-Segura y, por el contrario, se negaran a mantener el del Ebro que tanto bien hubiera hecho a nuestra comunidad.

Lo que ocurre es que parece que los elementos, Dios sabe si por la providencia divina o si por mandato de las divinidades paganas que controlaban el “licor de la tierra”, han puesto a cada cual en el lugar que le corresponde que, en este caso ha sido darles la razón a los del PP, con su plan integral de recursos hídricos, y ha puesto en ridículo al PSOE, con sus planes alternativos, que se ha demostrado que han sido inútiles a la hora de surtir efecto en una situación de sequía extrema. Lo malo de todo esto es que, estos señores nos van a gobernar cuatro años más y que, por otra parte, parece ser que el cambio climático va a privarnos, cada vez más, de las abundantes lluvias que precisamos. Así las cosas, si los del PSOE siguen manteniendo su obstinada negativa a los trasvases, es muy probable que la desertización de la parte sur de la península sea un hecho en pocos años. Pero, ¡eso sí, los socialistas no se habrán apeado del burro! Pobre consuelo para aquellos que hubieran podido aprovechar la actual crecida del Ebro y, sin embargo, tienen que contentarse con ver como en su desembocadura, en Tortosa, el mar se lo va tragando hectómetro a hectómetro.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris