Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

Caso Mari Luz: llueve sobre mojado

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
martes, 1 de abril de 2008, 04:16 h (CET)
Terrible pero, lamentablemente, nada nuevo ni mucho menos sorprendente: sobre Santiago del Valle, pederasta y presunto asesino de Mari Luz pesaban al menos dos sentencias firmes por abusos sexuales contra menores, una de las cuales es hija suya. Sentencias que en nuestro país, tan entretenido con el Chiquilicuatre, las quinielas sobre el equipo de Rajoy y las ocurrencias de Carod Rovira, nadie se había molestado en hacer cumplir. El delincuente, que residía junto a su esposa en su casa se encontraba en “paradero desconocido”. Con un par.

Y es que en España el dinero público está para cosas más importantes que proteger la vida de los ciudadanos como, por ejemplo, pagar estudios de “seguimiento de la concha brillante” o el pisito de lujo al Ministro de Legislación – Justicia ¡y un jamón!-.

Conocido el “error del sistema” que se ha llevado por delante la vida de una niñita de cinco añitos el pueblo se ha indignado un ratito. Cinco minutos, que es, más o menos, lo que suele durar el enojo popular en estos casos. Porque… ¿quién recordará de Mari Luz dentro de tres meses? ¿Quién se acuerda ya del moldavo Pietro Arkan, delincuente con antecedentes penales en España que irrumpió en la vivienda de un abogado en Pozuelo al cual asesinó para a continuación apuñalar a su esposa, tratar de estrangular a la hija mayor y violar a la menor? ¿Quién habla ya del “Rafita”, violador, torturador y asesino de Sandra Palo, en libertad y viviendo quizá junto a usted? ¿Sabían que sobre los asesinos de Sandra Palo recaían setecientas denuncias previas? ¿Y qué me dicen del violador puesto en libertad, pese a que pidió permanecer en prisión, porque se conocía, y que, por supuesto, nada más pisar la calle forzó a otra joven? ¿Quién recuerda a los últimos guardias civiles asesinados por ETA? Así de corta es la memoria en nuestra sociedad, acostumbrados todos a digerir las noticias a la misma velocidad a la que se suceden los telediarios. Ver y olvidar.

Y hay quienes, conocedores de la fragilidad de memoria de los españoles, han hecho de ello estandarte. Son los que defienden a capa y espada una Ley del Menor encaminada a proteger al delincuente; son los que propugnan el victimizar al pobrecito e inocente criminal, irresponsable siempre de sus actos –la culpa es de la “sociedad”; o sea, de usted y mía-, y criminalizar a la víctima. Son esos que llevan imponiendo su doctrina buenista y amoral en nuestra legislación –lo de España no es Derecho, son normas- y en nuestro sistema educativo desde hace décadas. Son los que no conceden ningún derecho a la víctima y todos al criminal. Son los que hablan de rehabilitación o reinserción al tiempo que callan que hay delincuentes no reinsertables en un porcentaje muy elevado (violadores) e incluso otros, los psicópatas, para los que no existe tratamiento alguno puesto que no son enfermos mentales. Ahí tienen el caso del psicópata Javier Rosado, más conocido como “el asesino del rol”, próximamente, gracias a políticos y jueces, suelto por las calles de la ciudad. Cuando Rosado vuelva a matar, si mata, a un inocente… ¿pagarán por ello los responsables indirectos del crimen o volveremos, una vez más, a asistir a esta farsa hipocritona?

El ciudadano de a pie en España observa impotente cómo el Estado, el inmenso Estado que todo lo abarca, hace una clara dejación de sus funciones primordiales, aquellas que justifican su existencia, no garantizando su vida, libertad y seguridad. Y reacciona arremetiendo contra unos jueces politizados y campeones del corporativismo. Acaso porque percibe, acertadamente, que en España no hay Derecho.

Pero… ¿quién legisla? ¿Quiénes son esos que se niegan, pese al clamor popular, a endurecer las penas para los delincuentes o a reformar leyes manifiestamente injustas como la Ley del Menor? ¿Quiénes son los que afirman que “no es el momento” (¿cuál será el momento?) de abrir el debate sobre la cadena perpetua para cierto tipo de delitos? Esos también son responsables. Quizá los mayores responsables de la falta de Justicia que sufrimos los súbditos, que no ciudadanos, españoles. A esos, sin embargo, muy pocos les piden responsabilidades. Habría que ver por qué.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris