Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Lencería fina   -   Sección:   Opinión

La Pataky por los pelos

Teresa Berengueras
Teresa Berengueras
@berealsina
domingo, 30 de marzo de 2008, 22:09 h (CET)
Después de los ajetreados días de la Semana Santa y Pascua, aquí en Barcelona como en Valencia duran un día más, la mente y el cuerpo llegan a la vida habitual más cansados que de costumbre, ya se sabe que aquello de las vacaciones es un sin vivir y un cansarse más de lo habitual, que si hay que limpiar el apartamento de la playa, o quitar las malas hierbas del jardín o pasar el jet lag de un largo viaje, en fin agotarse más que yendo al trabajo. La verdad es que yo he descansado estos días alejada de las procesiones y viendo el mar a lo lejos desde mi balcón entre cuatro geranios que son las únicas plantas de mi jardín urbano. De todas maneras cualquier excusa es buena para que durante unas horas mimen y cuiden tu cuerpo como tú misma no sueles hacerlo, así que aproveché la invitación de Olga Puig-La Calle, directora general de Puig España, para darle una alegría a mi cuerpo. Con motivo de la presentación de los productos para el cabello TRESemmé los Puig nos ofrecieron un amplio programa que comenzaba en los salones de Instituts Saurina y seguía en la peluquería de Carlos Cerdán. Primero nos pusieron guapas con tratamientos corporales y faciales y después Carlos y su equipo se encargaron de nuestros peinados y maquillaje y así tuvimos ocasión de probar en nuestro propio pelo los productos creados por Alberto Culver en Estados Unidos. Esta línea para el cuidado de los cabellos supone tener en casa un fondo de armario para cualquier ocasión y poder arreglarnos como si estuviéramos en manos de los mejores profesionales. Una vez compuesta la cita continuaba en el Barrio Gótico donde en un Palacio del siglo XVIII, el Palau Moxó, tenía lugar la presentación oficial a la prensa de la línea TRESemmé con la presencia de la cúpula directiva de la casa Puig y de la actriz Elsa Pataky, venida expresamente desde USA para ser la imagen del producto, junto a ella los televisivos Ana García Siñeriz y Boris Izaguirre eran las caras más conocidas.




Cartel del Baile de la Rosa.


Mientras tomábamos una copa de champagne Elsa y yo hablamos de diversas historias y entre canapé y canapé me contó que su melena es así, tal cual la vemos, rubia y larga y sin mediar las tan llevadas y habituales extensiones, me contó que desde hace tiempo y por recomendación de una amiga americana viene usando la mascarilla que esa noche se presentaba, sobre su boda y acallando los rumores de su ruptura con Adrien Brody me confirmó que, a pesar de tener tiempo, ya que tanto su película como el “Manolete” de Adrien Brody sufren un incomprensible retraso en el estreno, de momento ni pasan por el juzgado ni hay niños, pero más adelante todo llegará, ahora se dedican a amarse, a tener largas conversaciones que amplían su mundo y sus conocimientos mutuos y que hacen, ella misma lo dijo, que admire a su pareja al tiempo que la ama ya que no concibe una cosa sin la otra. El cóctel seguía y nosotras dale que dale a la lengua, la rubia actriz me habló de que añoraba España pero con la ayuda de Adrien cada día se encuentra más integrada en el mundo de Hollywood donde la falta de buenos guiones también se hace patente, dijo que en una reciente conversación con Daniel Day Lewis, recientemente oscarizado, éste les dijo que podía pasar tres o cuatro años sin que le llegara un buen guión, cosa que también le está sucediendo a Adrien desde que ganó el Oscar al mejor actor por su interpretación en “El Pianista”, me explicó que ha visto alguna copia de “Manolete” donde Adrien torea una vaquilla después de las clases recibidas de manos de Cayetano Rivera Ordóñez pero no se libró de que el eral le diera un trompazo en uno de sus hombros. Como el cóctel se alargaba se nos unieron algunos compañeros y uno manifestó que Elsa era el ídolo de sus hijos, yo le dije a la Pataky que ella gustaba a los padres, a los hijos y no molestaba a las madres, la joven actriz entre risas contestó que le encantaba gustar a las mujeres sin ningún doble sentido. Nos sentamos ante unas mesas estupendamente vestidas y degustamos el magnífico menú servido por Vilaplana. A los postres diversas intervenciones de los invitados animaron la noche.

¿A qué huele Gaudí?, esta es la pregunta que nos lanzaba el cosmetólogo Pedro de Leana a los asistentes en el restaurante Gaig a la presentación de su nueva colección de perfumes. Pedro, desde el balneario Leana en Fortuna (Murcia) ha estado trabajando durante cuatro años para elaborar estos perfumes basados en sensaciones más que en aromas hasta ahora los perfumes solían hablarnos de jazmín, rosa o tabaco, Pedro de Leana ha ido más allá y ha bautizado a sus creaciones con nombres como Libertad, Prosperidad, Amistad, Perseverancia o Lujuria, un perfume para cada momento de la vida y todo ello basado en que el olfato es el sentido más rico de cuantos tenemos. El perfumista ha querido que cada una de sus creaciones nos haga llegar las sensaciones que vamos buscando cuando nos adornamos con un aroma que al fin y al cabo forma parte de nuestra personalidad. Desde el olor que emite un campo de hierba recién cortado hasta ese aroma tan característico del cuero de los coches lujosos todo le ha servido a Pedro para plasmar un amplio abanico de sensaciones que forman parte de nuestra vida cotidiana y que van mucho más allá que un simple adorno olfativo porque como dice Pedro:”El arte del perfume es el más efímero, y a su vez el más eterno. Porque se guarda en un lugar seguro, en la recóndita tierra de nuestros recuerdos”. Con estas fragancias Pedro ha querido introducirnos en el mundo de las sensaciones, ofreciéndonos la posibilidad de tener en cada momento y según nuestro estado de ánimo el aroma adecuado, siendo muy importante el poder compartir este estado de ánimo con los demás simplemente obsequiándoles con un frasco de la fragancia “ad hoc”. Mientras dábamos cuenta de los exquisitos platos del chef de Gaig Pedro y su equipo iban explicándonos los pormenores de estas creaciones nacidas en las aguas del balneario que dirige en Fortuna, al hablar de olores todos nos reencontramos en medio de la conversación con aquellas viejas esencias que han marcado nuestra existencia a lo largo del tiempo. A los postres ya podíamos responder a la pregunta del principio pues Pedro está trabajando en la elaboración del perfume Gaudí, donde aparecerán aromas que nos recordarán la obra y la personalidad del arquitecto catalán. Como nota novedosa hay que remarcar que cada frasco va acompañado de un libro donde Pedro de Leana explica los intríngulis de cada una de sus creaciones.

Mientras escribo, en el Salón de las Estrellas del Sporting Club de Montecarlo y bajo la presidencia de los tres hijos de Grace Kelly y Raniero de Mónaco, Alberto, Carolina y Estefanía, se está celebrando el tradicional “Baile de la rosa” que este año tiene sabor español ya que por deseo del Príncipe Alberto se ha dedicado a recordar los años de “La Movida” madrileña. Los asistentes, que habrán pagado 750 euros por estar en la cena, podrán bailar al ritmo de Fangoria, Las Nancys Rubias y Luz Casal que, junto con un cuadro flamenco, rememorarán aquellos días en que la explosión de la libertad dio como fruto la aparición de toda una generación de artistas en todas las artes. Mucho están cambiando las cosas en el pequeño Principado desde que en 1964 y que por deseo expreso de Gracia Patricia de Mónaco se creó este baile con el fin de recaudar fondos para los más necesitados. Tal vez los cimientos de ese Principado, que un día crearon unos piratas, se resquebrajen al paso por sus salones del “presunto emperador de la movida”, Pedro Almodóvar, acompañado de alguna de sus musas como Bibiana Fernández, Rossy de Palma, Alaska y su marido Mario Vaquerizo o el polifacético y florido Paco Clavel entre otros. Carolina y Estefanía podrían haber estado alguna vez moviendo el cuerpo por el viejo Rok Ola mientras Enrique Tierno Galván dictaba alguno de sus ilustrados bandos, pero de haberlo hecho hubieran temblado los cimientos de Palacio mucho más que con los plebeyos amoríos de ambas Grimaldi. Seguramente el Príncipe Alberto, que por cierto estos días viene reivindicando su derecho a la soltería, estaba aburrido, y valga la redundancia, de los aburridos bailes de cada año y esta vez ha decidido dar carpetazo, volver página y llamar a Pedro Almodóvar con quién seguro tiene más cosas en común, dada la edad, que con los rancios abolengos con los que se mezclaba cada año.

Y del “glamour” principesco y de la movida nos vamos a la gran final de los “Supervivientes” donde hemos podido ver, una vez más, que las cadenas y las productoras hacen de su capa un sayo amparándose en la democrática audiencia. Hemos visto que ha ganado una persona que durante semanas se dedicó al tan español deporte de sembrar cizaña sin dar un palo al agua, eso sí, y son sus palabras, pudimos ver ampliamente sus siliconados pechos. Por el contrario quién más se esforzó durante todo el tiempo vio como el caramelo desaparecía de su boca en el último momento. Esta edición ha servido para poner en su sitio a alguno o alguna de los concursantes y de sus defensores en el plató, donde por cierto hubo quién jugó con ventaja ya que noche tras noche tuvo como defensor a su pareja, experta en temas mediáticos, no sé si ha ganado Miriam desde la isla o ha sido Pipi desde los platós. Lo que sí es cierto es que la sombra de la duda planea sobre este tipo de concursos donde nadie garantiza la realidad de los votos emitidos a favor de cada concursante, antes todavía en los concursos televisivos se guardaban las formas y había un notario que daba fe de lo ocurrido. Pero al fin y al cabo era un juego, no se cansaban de repetirlo, y en todos los juegos siempre hay algún tahúr. Ahora a esperar que nos llegue O.T. con ese jurado gruñón que a veces hasta hace llorar a los aspirantes a “triunfito”.

Llueva, truene o haga un sol espléndido siempre sé que es primavera por el ramo de flores que desde hace años me manda el peluquero LLuis Llongueras. Ya lo saben la primavera ha llegado y para mi, como siempre, ha venido con flores.

Noticias relacionadas

Ausencia de valores

“Integridad es decirse la verdad a uno mismo, honestidad es decir la verdad a los demás” Anónimo

Un planeta de Plástico

Las cifras no invitan a la tranquilidad para quienes vemos como el mundo se degrada a un ritmo acelerado

Resumen Semana 20

Resumen de actualidad política de esta semana que recién ha acabado.

El chalet de Pablo Iglesias

No es algo bien visto por los militantes de Podemos

Todo se hace y se transmite en familia

El querer lo es todo en el camino
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris