Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

España, el Real Madrid…

Marino Iglesias Pidal
Redacción
domingo, 30 de marzo de 2008, 15:25 h (CET)
Primero fue el sentimiento, después la reflexión, así nació lo que sigue.

Años ha he sido socio del equipo de mi pueblo, pero mi interés por él ha decrecido tanto, que incluso pasan jornadas sin que me entere de los resultados que obtiene… El padrastro orillando la uña se siente, pero un buen dolor de muelas lo difumina.

Ahora me interesa el Real Madrid, porque soy español y el Madrid, que siempre ha sido una parte importante de España, ahora, al verse ésta convertida en llaga en la que todo el mundo tiene licencia para hurgar, que muchos han aprovechado para licenciarse de moscones especializados, el Madrid, digo, es mucho más España. ¡Y! desafortunadamente, no sólo no tengo voz en tal equipo, sino que carezco de un medio que me garantice el hacérsela llegar, mi voz. Por eso escribo estas líneas aquí, porque, a veces, se producen extrañas casualidades – ésta sería extrañísima - ¡y extrañas conductas! Y, en estos momentos, sin nada mejor que decirme, ¡que ya es decir! me digo: Bueno, oye, a lo mejor va Calderón y me lee, ¡y lo que sería mejor aún! hace suyo mi raciocinio y se dice, “Saviola y Batista no son jugadores para el Madrid, y, consecuentemente, el entrenador que los avaló no debe entrenar este equipo. Menos mal que el argentino ya está descartado, ¡pero mira que es tocho el Bernardo insistiendo con el brasileño! Cómo es posible que no entienda que el alinear a Batista es ya, así de mano, de entrada, sacar un equipo de diez para jugar contra doce”

Buf, y no es que se lo diga ahora, se lo vengo diciendo desde que comenzó la liga, ¡pero que no! O no me lee o no tiene la iluminación necesaria para seguir mis indicaciones. Qué pena esta España, este Real Madrid…

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris