Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Los capitales y los sociales tan viejos como el hombre

Jesús Martínez (Gerona)
Redacción
domingo, 30 de marzo de 2008, 15:25 h (CET)
En los últimos días, los medios laicistas se han mostrado muy preocupados por el denominado caso de los pecados sociales, por lo que he podido leer no lo hacen, precisamente, para orientar y aclarar a su público sino para mofarse y deslegitimar el pensamiento de la Iglesia sobre los actos humanos que atentan contra al dignidad de la persona.

Que la Santa Sede haya escrito un artículo en el diario L´Osservatore Romano recordando la tradicional doctrina de la Iglesia sobre el pecado, en sus dimensiones personales y sociales, y lo haya aplicado a nuevos fenómenos y realidades públicas, pienso que no debiera servir de motivo para ridiculizar a la Iglesia y para confundir más, si cabe, a la opinión pública. Basta una lectura del catecismo de la Iglesia católica y del Compendio de doctrina social para comprobar que hay pecados, acciones que atentan contra el plan de Dios y contra la dignidad de las personas, que por su objeto, son una agresión directa al prójimo, se han calificado como pecados sociales.

La Iglesia, en este caso, ni modifica ni modificará los siete pecados capitales, que son expresión de aquellas faltas que el hombre comete desde que es hombre. No olvidemos que el pecado social es tan antiguo y tan nuevo como el hombre mismo.

Noticias relacionadas

España en el medio de una intriga internacional

La presencia de Valls ha sido una imposición del Elíseo aceptada de mala gana por parte de Cs

La contradicción anti-pactos

Aquellos que me han leído alguna vez saben que me considero un periodista de “buenas noticias”

Noticias

Aquellos que me han leído alguna vez saben que me considero un periodista de “buenas noticias”

Conceptos de libertad

Ser libres es lo importante

Me niego a que me mutilen el corazón

“Unirse es un buen plan y un justo concebir. Trabajar juntos es el gran avance, el mayor progreso, pues lo que se hace corazón a corazón, revierte en humanidad.”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris