Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

En Madrid no hay corrupción

Mario López Sellés (Madrid)
Mario López
domingo, 30 de marzo de 2008, 15:25 h (CET)
La garantía absoluta para que no te publiquen una carta en ningún diario de nuestro ultraliberal y glamuroso país es denunciar la corrupción que padecemos en Madrid, capital del Estado y de la villanía. Yo llevo cuatro años de experiencia en esto y sé muy bien de lo que estoy hablando -45 denuncias inéditas-. Así que para que me publiquen la presente diré que en Madrid no existe corrupción sino un protocolo alternativo al tradicional cumplimiento de las normativas, leyes y reglamentos promulgados por las autoridades competentes y publicadas en los boletines destinados a darlos a conocer a la ciudadanía toda. Esto es, Madrid dispone de idiosincrasia legal no reglada, pero aceptada y libre de censura. Bueno, creo que ya he expresado con claridad esta peculiaridad o hecho diferencial que a algunos puede causar pasmo, pero que hay que entenderlo como una prerrogativa tácita que se le otorga a funcionarios y autoridades madrileñas en general por razón de la naturaleza capitalina de este singular municipio y, por extensión o simpatía, de esta singular comunidad.

Únicamente quiero añadir dos definiciones académicas que me parece que podrían poner en valor el auténtico significado de ciertas dignidades que hoy en día se atribuyen, creo que equivocadamente, a personas o cosas sin mérito alguno que las haga acreedoras a ellas.

Elegancia: Forma bella de expresar los pensamientos.

Glamour: Encanto sensual que fascina.

Por decirlo de otra manera, Madrid no es precisamente la capital de la elegancia y el glamour. Con todos los respetos a su idiosincrasia funcionarial alternativa que creo haber quitado de todo entredicho. Bueno, pues a ver si ahora ya me devuelven el saludo y me hacen funcionario, que falta me hace.

Noticias relacionadas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris