Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

Decálogo de la serenidad

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 30 de marzo de 2008, 04:48 h (CET)
En este intento mío de encuadrar las vivencias y la sabiduría de las palabras en depósitos de diez en diez, llego hasta un precioso, histórico e importante decálogo que tranquiliza hasta el más osado y demuestra la esperanza y los buenos deseos para el ser humano.

Aunque la realidad siempre supera a la ficción con respecto a los hacedores del mal, aunque los últimos casos de violencia y pederastia nos lleven a mostrar nuestra ira ante las injusticias, siempre es bueno confiar en los hombres, en el género humano, esa al menos debe ser nuestra esperanza.

Esa fue la esperanza del personaje que traigo hoy a estas páginas cuando escribió su Decálogo de la Serenidad. No es otro que Angelo Giuseppe Roncalli, más conocido por el Papa Juan XIII desde 1958, posteriormente beatificado por Juan Pablo II en 2002, fue conocido por el sobrenombre del “Papa bueno“, posiblemente uno de los pontífices más queridos. Así reza su sereno decálogo que nos da buenas ideas para poner en práctica cada día, esos días que estamos serenos y también los días en los que la ira y la discordia nos hacen decir o hacer barbaridades, aunque esas barbaridades estén justificadas. Es curioso que sean las circunstancias las que sean, a veces nos sorprendemos a nosotros mismos o a los que nos rodean haciendo gala de una serenidad que para sí la quisieran muchos de los que sólo saben asustar, amenazar y agredir a las personas que les rodean.

Este es el Decálogo de la Serenidad de un Papa pero podría llegar hasta nosotros en un documento adornado de imágenes por un documento usado y reenviado en Internet y nunca lo atribuiríamos a un Santo Padre.

“UNO. Sólo por hoy trataré de vivir exclusivamente el día, sin querer resolver el problema de mi vida todo de una vez.

DOS. Sólo por hoy tendré el máximo cuidado de mi aspecto, cortés en mis maneras, no criticaré a nadie y no pretenderé mejorar o disciplinar a nadie sino a mí mismo.

TRES. Sólo por hoy seré feliz en la certeza de que he sido creado para la felicidad, no sólo en el otro mundo, sino también en este.

CUATRO. Sólo por hoy me adaptaré a las circunstancias, sin pretender que todas las circunstancias se adapten a mis deseos.

CINCO. Sólo por hoy dedicaré diez minutos de mi tiempo a una buena lectura, recordando que, como el alimento es necesario para la vida del cuerpo, así la buena lectura es necesaria para la vida del alma.

SEIS. Sólo por hoy haré una buena acción y no lo diré a nadie.

SIETE. Sólo por hoy haré por lo menos una sola cosa que no deseo hacer, y si me sintiera ofendido en mis sentimientos, procuraré que nadie se entere.

OCHO. Sólo por hoy me haré un programa detallado. Quizá no lo cumpliré a cabalidad, pero lo redactaré y me guardaré de dos calamidades: la prisa y la indecisión.

NUEVE. Sólo por hoy creeré aunque las circunstancias demuestren lo contrario, que la buena providencia de Dios se ocupa de mí como si nadie más existiera en el mundo.

Y DIEZ. Sólo por hoy no tendré temores. De manera particular no tendré miedo de gozar de lo que es bello y creer en la bondad.

Puedo hacer el bien durante doce horas, lo que me descorazonaría si pensase tener que hacerlo durante toda mi vida.”

Toda una lección de serenidad que puede ayudar en los momentos más exasperantes. Palabras de autoayuda, decálogo del bien.

Noticias relacionadas

¿Qué democracia es la que se inventan los soberanistas catalanes?

“Tres notas definen, a mi juicio, la democracia: participación activa de todos los sectores sociales en la tarea del poder; respeto auténtico, no retórico, por los derechos humanos; superación del nacionalismo belicoso” Joaquín Ruiz Jiménez

Ética o vida

La ética cristiana tiene buenos propósitos pero no proporciona fuerza para cumplirlos

El silencio cobarde

¿Alguien me puede decir que medidas ha tomado el Gobierno de Pedro Sánchez para perseguir y castigar a quienes han invadido violentamente nuestro territorio?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXII)

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXI)

Dejémonos observar, cultivando los sueños

Cualquier análogo a nosotros es una escuela de vida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris