Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Cada día (me) recreo más en ti, Tina

Ángel Sáez
Ángel Sáez
domingo, 30 de marzo de 2008, 04:48 h (CET)
Mi vida:

Cada día (me) recreo (en su doble acepción; o sea, que creo el doble o vuelvo a confiar, sin haber dejado de tener fe, y me divierto más contigo, a tu vera, como si estuviéramos en un tal, durante el tiempo de ocio, descanso o asueto) más en ti, Tina.

No; no me molesta, en absoluto. Urdiré más; amén de sagaz, me peta un rimero (o dos, y aun tres) que también te muestres salaz (mas no falaz). ¿Sabes cuál es uno de los actos de los que deseo ser testigo presencial e imparcial, al que me apetece asistir? Ver la cara que pones conforme se va acercando a galope don Orgasmo, jinete que cabalga a lomos de su corcel más célere, Clímax. He imaginado el hecho, pero (sospecho) nada tendrá que ver con la rea (porque me cautivará –puedes darlo por seguro-) realidad.

Hizo bien la dueña y señora de la casa en dejar dicha nota. A ver si cunde el ejemplo y sirve de algo (quiero decir, no queda en papel mojado, en agua de borrajas o cerrajas). Bueno; acabas de explicarme por teléfono cómo fue el caso, la cosa (que cayó en saco roto, vaya). Lo esperado (por eso tomaste las de Villadiego o te esfumaste, ¿no?). Volverás del trabajo y te hallarás el mismo fregado (sin fregar, me temo).

¿Que en qué invierto mi tiempo? Lo dedico, sobre todo, a soñar que estoy contigo, que vivo bajo el mismo techo contigo, que me ducho contigo, que hago la cama contigo, que desayuno, como y ceno contigo, que paseo contigo, que río y lloro contigo, que pego la hebra o pelo la pava contigo, que riño y hago las paces contigo, que limpio el piso contigo, que voy y vengo de hacer la compra contigo, que hago el Amor contigo, que duermo y despierto contigo, que me fundo, difundo y aun confundo contigo, que escribo contigo sobre todo lo que he dicho arriba que hago contigo, que...

Me molesta una enormidad que te consideres mayor (por la edad), y aún más que digas que eres vieja. A una persona no le hacen provecta o vetusta los años que ha cumplido, sino las ilusiones que desprecia y deja arrumbadas u olvidadas, hasta que éstas mueren de inanición (porque no las alienta ni alimenta) o directamente entierra. ¿De acuerdo?

Yo necesito, por supuesto, tus empujones diversos (de todo tipo). A mí me pondrá observar cómo sostienes con tus manos mi recién publicado libro de poemas, y cómo estás sentada en una hamaca leyéndolo (o recordando los sucesos que los motivaron).

Abundo en los mismos sentimientos que aduces. A mí también me viene de perlas o de perillas estar a tu lado y hacerte mil y un mimos, hasta que digas “¡basta!” o alguno de los dos nos cansemos.

Sabes (aunque, a estas alturas del guión, acaso convendría trenzar que deberías saber) que no habrá otra mujer en mi vida (a veces, mutatis mutandis, te veo como si tú fueses un correlato de Gala y yo otro de Dalí; ya ves; no tengo solución –¡seré presuntuoso!-).

Te ama con toda su capacidad para hacerlo quien te (man)da una nueva colección, que es especial, libidinosa, pues ha sido seleccionada por un sátiro en toda la regla, tu

Félix Unamuno.

P. S. Esta noche vuelvo a ensayar (y a saborear) en los agradabilísimos átomos de tu apetente anatomía el nuevo y elegido muestrario de mimos que ahora sostengo con mis dedos.

Noticias relacionadas

Platón y el conocimiento

En la actualidad se sabe que la vitamina D interviene en variados procesos fisiológicos del organismo, tanto metabólicos como endocrinos e inmunológicos e incluso, estudios observacionales, sugieren una posible relación de la deficiencia de vitamina D con el desarrollo de algunos tumores.

A contracorriente

Lo que has de reprochar, antes de hacerlo a otro, corrígete a ti mismo por si acaso

Me quedo con Houellebecq

Neorreaccionario, xenófobo, misógino, islamófobo, neofascista, adicto al sexo… Un deshecho de virtudes que adjetivan a uno de los escritores más vendidos de Francia: Michel Houellebecq

Ternura

En los tiempos históricos e histéricos que vivimos, se me hace “raro” escribir sobre la ternura

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris