Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Punto crítico   -   Sección:   Opinión

España, ese país… de la flagrante “inJusticia”

Raúl Tristán

domingo, 30 de marzo de 2008, 04:48 h (CET)
La Justicia es un cachondeo.


Sólo a un irresponsable podría ocurrírsele la idea absurda de dejar en libertad a un tipo que es capaz de abusar de su propia hija, a un energúmeno al que ha habido que retirarle la custodia de su prole, a un bastardo capaz de asesinar a Mariluz…

Pero seamos sinceros con nosotros mismos: ¿hay español alguno que confíe en la Justicia que en este país se administra?

Cuando casos como el anteriormente citado se multiplican; cuando los maleantes de cuello blanco al estilo “albertos” pasean a sus anchas por urbanizaciones de lujo tras eludir la cárcel; cuando una huelga de funcionarios de ídem paraliza los juzgados, y el gobierno mira para otro lado, ocultando el malestar de unos profesionales quemados por ver menguar sus sueldo mientras crecen los de quienes fueron “transferidos” a una comunidad autónoma de las del chantaje nacionalista o de los insolidarios fueros constitucionales, como oculta la crisis económica… algo no funciona en este país.

Se impone un cambio profundo en la Justicia. Se impone una separación radical del poder judicial del ejecutivo y del legislativo; se precisa acabar con las asociaciones de jueces, ya sean progresistas o conservadores, y con los apoyos velados o manifiestos a tal o cual línea ideológica; se hace necesario frenar el intrusismo de la política en la vida judicial; y se impone acabar con el intocable lobby de las togas para que, de una vez por todas, el juez que por acción u omisión yerre de forma flagrante en su juicio, se haga de forma fehaciente responsable de sus errores. ¡No más impunidad judicial!

¡Ah! Sí, claro, lo se, me dirán que ¿qué partido político va a ser el que le ponga el cascabel a la Justicia, cuando todos se hayan, más o menos, salpicados por sus espurios intereses? Eso, se lo dejo a su meditación…

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris