Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos  

¡Cuidado con los giros bruscos de timón!

Miguel Massanet
Miguel Massanet
sábado, 29 de marzo de 2008, 00:31 h (CET)
Visto que parece ser que ningún partido político ha estimado oportuno entonar el mea culpa de sus errores durante la legislatura pasada, se me ha ocurrido que quizá fuera bueno salir al paso de algunos comentarios que se están produciendo en las habituales tertulias radiofónicas o televisivas, donde se cuecen y divulgan las opiniones de muchos tertulianos que gustan de dogmatizar sobre lo divino y lo humano, partiendo del principio de que, por estar en un lugar privilegiado que les permite comunicarse con cientos o miles de oyentes, ya están investidos del poder de la verdad axiomática. Es lógico que así lo crean, debido a que desde un micrófono o una pantalla televisiva nadie les puede contradecir. Sin embargo, si lo que hagan los socialistas con sus equivocaciones no me preocupa en lo más mínimo y, dados los resultados electorales conseguidos en los últimos comicios, se puede decir que fueran las que fueran sus equivocaciones han tenido la habilidad de venderlas como si de fallos de la oposición se tratasen, apuntándose en su haber todo lo que de bueno se haya podido producir durante su mandato; creo que más vale que me centre en lo que atañe al PP.

Existen, desde las propias filas de simpatizantes del PP; de aquellos que se han dejado influir por los cantos de sirenas de los partidos de los nacionalistas (Catalunya y País Vasco) y también desde algunos sectores del propio PSOE; los que piensan que la lectura que debe hacer que el PP de lo ocurrido en las elecciones pasadas le obliga a cambiar de táctica y a prescindir de algunas de sus ideas, que ellos tachan de anticuadas; para “modernizarse” y acercase a la juventud y a la mujer; supongo que, en el sentido de flexibilizar sus posturas respecto al aborto; los matrimonios homosexuales; le educación de la EpC ; el relativismo moral y en el concepto mismo de Estado. Buscando flexibilizar sus posturas en lo que hace referencia a los autogobiernos autonómicos. Los que así piensan, los que creen que el PP ha perdido frente al PSOE por no haber mantenerse inflexible en cuestiones tan importantes como las mentadas, a mi modesto criterio de simple ciudadanos de a pie que no goza de la amplia visión de águila de los que vuelan muchos metros por encima de los demás, están equivocados.

Si nos queremos fijar en los resultados veremos que el PP obtuvo mayorías tan importantes como las de Madrid, Valencia, Galicia, Cantabria, Navarra; que se ganaron otras como las de Toledo , Castellón, Albacete, Ciudad Real; fallando, parcialmente, en Baleares ( empate) y perdiendo Las Palmas. Es decir, que mejoró notablemente sobre lo sucedido en el 2004 y consiguió 400.000 votos más. ¿Cómo podemos decir que la juventud le ha vuelto la espalda al PP si, en todas estas importantes autonomías, han sufrido un respaldo masivo de la ciudadanía?, ¿acaso en ellas no hay jóvenes y mujeres que voten? No cabe pues argumentar que el motivo ha sido que no se ha sabido sincronizar con la juventud o con las mujeres. El problema primordial y el que les ha dado votos a los socialistas radica básicamente en las dos autonomías en las que dominan los nacionalistas que, especialmente en Catalunya, por la aritmética de la Ley de Hont, han salido favorecidas en cuanto a los escaños conseguidos ( 25 el PSC) que son los que han sido determinantes para que ZP y los suyos ganaran las elecciones.

No se trata, como se pretende por algunos (acaso interesados en poner palos en las ruedas del PP), que se cambien los objetivos del PP ni que se flexibilicen sus posturas respecto a temas tan esenciales como: la unidad de España, el aborto, el idioma del Estado, el sistema educativo y la defensa a ultranza de la Constitución de 1978. Todo lo contrario, el partido no puede nunca renunciar a sus señas de identidad ni defraudar a la mayoría de los diez millones cuatrocientos mil votantes que lo han respaldado y que desean que siga defendiendo, en la oposición, las ideas tradicionales que han sido la razón de su existencia desde que se constituyó y que le dieron la mayoría absoluta en tiempos de Aznar. Por el contrario, si se quiere establecer una táctica cara a conseguir ganar las próximas elecciones, sí será necesario hacer modificaciones en la estrategia para conseguirlo. Es evidente que se precisa un cambio de imagen del PP. Empezando por el señor Rajoy (un señor muy preparado, muy efectivo y muy apto para ocupar el cargo de Presidente del gobierno) un político que tiene mucho que modificar si quiere, de veras, meterse a la ciudadanía en el bolsillo. Su rostro nos recuerda el de próceres como don Mateo Sagasta, don Julio Romero de Torres o don Santiago Ramón y Cajal, todos ellos ilustres personajes, pero cuya imagen, actualmente, queda desfasada y anacrónica. Aféitese, en buen hora, la cara y aprenda a sonreír con naturalidad, baje al lenguaje llano de la calle y vuélvase más incisivo o, lo que es lo mismo, aprenda de su oponente y atáquele utilizando sus mismas armas. La política no está hecha para las personas bondadosas, educadas y mojigatas y, el que no sea capaz de entenderlo, más vale que se retire y le ceda su puesto a otro más avezado en estas lides.

Por otra parte es indudable que la batalla la han ganado los socialistas por medio de su bien sincronizada máquina de propaganda. Sin una prensa afín, sin unas televisiones entregadas –que han venido machacando día tras día a la audiencia presentándoles al PP como el malo de la película y ensalzando hasta los errores de ZP – no se puede luchar en igualdad de condiciones con un adversario político. Su primera preocupación, su ineludible desafío y su máxima prioridad para el PP, es procurarse una amplia red de emisoras de radio y canales de TV afines, desde los cuales pueda contrarrestar la evidente inferioridad que actualmente tiene en el ámbito mediático.

Claro que sólo son sugerencias de un profano en la materia y, con toda probabilidad, nadie me va a hacer el más mínimo caso –ya lo dijo Cervantes en su “Coloquio de perros” al afirmar: “Nunca el consejo del pobre, por bueno que sea fue admitido” –; no obstante, por si pudiera servir para algo, aquí he dejado escrita mi modesta opinión, aunque nada más sirva para que, si el tiempo me diera la razón, poder decir que “ya lo había advertido”.

Noticias relacionadas

En la cumbre de la ONU sobre cambio climático, la juventud es la que indica el camino

Este encuentro se llama “COP24”

Se acumulan los problemas ¿quién los resolverá?

Hemos pasado en cuarenta años de una hermosa esperanza a una angustiosa desazón

Doctrina Estrada: paradigma eclipsado del siglo XXI

​Tal como se esperaba, el 1 de diciembre, tomo posesión de su cargo el nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO)

Hundertwasser. El hacedor de paraísos irracionales

Se cumplen noventa años del nacimiento del gran artista Friedrich Hundertwasser

El catálogo de promesas incumplidas

J. García
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris