Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

¿King Ken seguirá en el trono de Londres?

Isaac Bigio
Isaac Bigio
jueves, 27 de marzo de 2008, 05:19 h (CET)
El primero de Mayo Londres elige a su Alcalde y a su Asamblea. Estos comicios se dan cuando se cumple un oncenio desde que los laboristas ganaron las elecciones que les llevaron a estar en el poder, en el que siguen hasta ahora.

En Mayo 1997 se acabaron 17 años seguidos de gobiernos conservadores y en el aniversario de tal derrota, los ‘azules’ quieren ‘vengarse’ y sacar a sus rivales ‘rojos’ del control de la mayor ciudad de Europa.

Desde fines del 2007 los conservadores han logrado algo que no venía pasando desde mediados de la década pasada: tener un líder que encabece las encuestas superando al del laborismo. Hoy los ‘tories’ cuentan con es aventaja además de haber previamente ganado en la mayor parte de los distritos de la capital y detentar la primera mayoría en la Asamblea de Londres.

Si los conservadores ganan esos comicios lograrán herir duramente a Gordon Brown y fortalecerse para pedir querer remplazar al principal gobierno de la internacional socialdemócrata del mundo por uno del partido de Thatcher, el mismo que inició antes la “revolución privatizadora” globalizante.

Rojos vs azules
Sin embargo, el electorado londinense no siempre vota por su alcalde metropolitano de la misma manera que lo hace por sus gobiernos distritales, asambleístas o parlamentarios.

Mientras los conservadores han dominado los gobiernos británicos en el siglo XX, eso no ha pasado en la capital. Desde 1935 éstos solo han liderado Londres 1967-73 y en 1977-81. Los ‘rojos’ han gobernado Londres desde un tercio de siglo desde 1935 a 1967, en 1973-77, en 1981-86 y desde el 2000 hasta hoy. Entre 1986 y el 2000 ésta fue la única metrópolis del mundo que carecía de una autoridad municipal debido a que la primera ministra Thatcher eliminó al Gran Consejo de Londres (quien entonces estaba dirigido por Livingstone, a quien la derecha acusaba de ser un extremista de izquierda y un aliado del terrorismo).

Livingstone es el político británico que más votos directos ha recibido. En el 2000 él ganó la alcaldía con 776,427 votos y en el 2004 con 828,380 votos. Los primeros ministros nunca han tenido más que un alto porcentaje de los menos de 50,000 electores que le han votado en sus respectivas circunscripciones.

En el 2000 él fue electo alcalde de Londres desafiando el que Blair le vetara y luego le expulsara del partido. Tras que él fue readmitido en el partido oficialista, el laborismo ha logrado tener un buen resultado en las eleccciones municipale spara todo Londres.

Livingstone ha tenido 13 años gobernando a Londres, un récord que no lo tiene ningún primer ministro británico contemporáneo. El ha logrado mantener una alta popularidad debido a sus programas de incentivo al transporte público y disminución de la contaminación, así como al haber asegurado que Londres gane la nominación para ser la sede de las Olimpiadas del 2,012.

A pesar de haberse distanciado del gobierno pues él condenó la invasión a Iraq, en lo esencial Livingstone no ha querido chocar con Blair y Brown.

Boris a la caza de Ken
Para estas elecciones los conservadores calculan que volverán a ser la primera fuerza dentro de la Asamblea de Londres (hoy tienen 9 de sus 25 miembros frente a 7 del laborismo, 5 del liberalismo democrático, 2 de los verdes y 2 de la derecha anti-Unión Europea.

Sin embargo, están optimista en que su nuevo candidato Boris Johnson podrá disputarle la alcaldía a Livingstone. Los conservadores esperan destronar a ‘King Ken’ valiéndose del desgaste de Brown, de sus críticas al ‘presupuesto pro-impuestos’, de una serie de campañas de desprestigio a Livingstone por supuestos autoritarismos o escándalos y al resentimiento que algunos de sus peajes o tributos ecológicos han causado en sectores medios.

Como en el sistema londinense se vota en dos vueltas la mayoría de los londinenses tendrá que a la postre definirse entre las propuestas de Johnson de reducir impuestos o detener los peajes medioambientalistas y la continuidad de la alcaldía.

Según una última encuesta Livingstone, quien siempre las ha encabezado en Londres durante toda su gestión, ha llegado a ser sobrepasado una vez por su rival.

Ken, sin embargo, aspira a sucesivas re-elecciones. El apoyó la constitución re-eleccionista venezolana de Chávez y cree que el mundo ha pagado caro el hecho de que Clinton no pudo aspirar a un tercer mandato. El ansiaría, al menos, quedarse tal vez hasta un cuarto periodo para ver que se cumplen sus sueños de ver a su ciudad como la sede deportiva mundial en el 2,012.

A pesar que Ken es un histórico crítico de la monarquía, sus adversarios están tentados a considerarlo un Fidel Castro inglés por su izquierdismo y apego al cargo. Ciertamente que Livingstone ya se ha demarcado de anteriores radicalismos pues ha apoyado la privatización de servicios de transporte y en general se identifica con la orientación pro-monetarista del actual gobierno.

Pese a que gran parte del debate se dará sobre temas locales, estos comicios tendrán una importante repercusión para el futuro de este gobierno y también a la postre en la política mundial. La derrota de Ken sacaría al principal alcalde europeo anti-guerra de Iraq y una victoria de Johnson pondría los cimientos para que los conservadores vuelvan al poder y pongan frenos a la Unión Europea.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris