Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos  

España no saldrá de la crisis subvencionando la pobreza

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 27 de marzo de 2008, 05:19 h (CET)
Es lógico suponer que muchos españoles, más pendientes de buscar la manera de “librarse” del PP –contra el que los socialistas han sido capaces de construir una “leyenda negra”, acusándolo de querer atentar contra de las libertades ciudadanas, de pretender dramatizar cuando ha denunciado la crisis económica, de ser el causante de la “crispación” de la ciudadanía y de ser “poco flexible” en la lucha contra los “legítimos” derechos de los separatistas que buscan el autogobierno de sus respectivas autonomías – no se han enterado de que España, cada vez más, se está hipotecando en cuanto se refiere a sus necesidades energéticas. Temas como nuestra dependencia de Argelia en el suministro de gas natural, se han visto empeorados cuando, por políticas equivocadas, cesiones pusilánimes ante presiones de grupos progresistas, antisistemas y anti­globalización apoyados, sistemáticamente, por los comunistas; se haya consentido que sean satanizadas las centrales nucleares cuando, vean ustedes por donde, se siguen utilizando en la mayoría de países europeos, entre ellos nuestra vecina Francia.

Por si no nos bastara, la errática política del señor Zapatero y su gobierno en temas financieros, como las Opas, los contubernios con empresas extranjeras y la intervención en lo que sólo debiera ser competencia de las empresas privadas (si, como sería deseable, en España se respetase la libertad de mercado); ha conducido a los viejos resabios intervencionistas –de tan ingrato recuerdo para los que vivimos los tiempos en que, las empresas del Estado, se llevaban la parte del león de los presupuestos nacionales –; se está logrando que nuestras propias empresas eléctricas vayan cayendo bajo la órbita de multinacionales foráneas que, en muchos casos, lo que van buscando es trocearlas y quedarse con la mejor parte de ellas. Si ya, por no disponer de producción propia, necesariamente debemos someternos a los caprichos de la OPEP o de los mercados sudamericanos para suministrarnos de petróleo, nada más falta que nosotros mismos nos pongamos el dogal al cuello y acabemos de abandonar, la poca autonomía energética que nos quedaba, en manos de empresas radicadas en países extranjeros.

Ya hemos visto de lo que nos podemos fiar del señor Zapatero y sus colegas del Cono Sur. Observen que, tan pronto como les ha sido posible, se han dedicado a ponernos a España y al Rey como chupa de dómine y a fanfarronear, como chulos de barrio, tratándonos a baqueta. ¿Qué hemos hecho nosotros a cambio? Enviar a Moratinos para que le besase el coxis musculado al señor Chávez y le prometiese que, en adelante, nos portaríamos bien y le obedeceríamos. Ya me dirán ustedes lo que nos sucedería el día en que, no quiero ni pensarlo, por fas o por nefas, tuviéramos un conflicto importante con Argelia y ésta decidiera dejarnos sin gas o, por sus necesidades económicas, optara por elevar el precio del gas desproporcionadamente. ¿Se les ha ocurrido imaginarse lo que le ocurriría, a nuestro mermado ejército, en caso de que se viese obligado a defender la integridad de nuestro territorio? Aparte de que, poco podemos esperar de él, entregado a los políticos y viendo como el Ejecutivo permite, impunemente, que los separatistas lleven, de hecho si no de derecho, su labor disgregadora; no cabe ninguna duda de que, sin ayuda exterior, poco tiempo podríamos mantener en funcionamiento nuestros tanques, aviones, camiones y naves de guerra con las míseras reservas energéticas de las que disponemos.

Si hasta ahora nos hemos salvado del salvaje aumento de precio del petróleo, que nos han impuesto los países productores, ha sido gracias a la devaluación del dólar; veremos lo que ocurre si, como es muy posible que suceda, los emiratos árabes deciden que prefieren cobrar el líquido elemento en euros en lugar de en la divisa americana. Ya ven, algo tan simple y de sentido común, no ha salido a colación en ningún debate electoral; no parece que sea asunto prioritario ni para el partido del Gobierno ni para la oposición y así se le oculta a la ciudadanía uno de los puntos más débiles de nuestra economía y de nuestro futuro bienestar. Se habla de energía eólica como la panacea, sin que parezca que a nadie le interese saber que es una energía muy cara y que está lejos de poder sustituir al resto de energías para poder abastecer a toda la nación. Dejamos de utilizar nuestras plantas térmicas, que utilizaban carbón, sin analizar antes que España es una gran productora de dicho combustible y que, además, su explotación hubiera proporcionado una buena bolsa de trabajo para muchos desempleados. Por motivos más basados en intereses políticos de determinados grupos desestabilizadores y por intereses electorales el PSOE, se cargó contra las nucleares consiguiendo crear un clima de desconfianza y miedo (injustificado, como se ha demostrado en otras naciones) que ha llevado a que se desmantelen algunas de las centrales nucleares con las que contábamos y, a la vez, se hay fijado plazo de caducidad para las restantes. Y todo ello, no se olviden ustedes, cuando está demostrado que la energía eléctrica, procedente de las nucleares, es la más barata, la que menos contamina y la más fiable. A cambio contratamos a proveedores, como Francia, que nos venden la de procedencia nuclear y más cara.

Pero España está gobernada, más que por políticos preocupados por el bienestar de la población que aplicaran el rigor científico y práctico en el ejercicio del oficio de gobernar; por un tipo de gobernantes que se dejan influir en sus decisiones por los poderes fácticos, empeñados en marcarles el rumbo que mejor les convenga a sus fines particulares. A cambio de ello consiguen para ellos contraprestaciones, apoyos puntuales o propaganda sesgada que le ayudan a mantenerse en el poder. Se engaña a los españoles prometiéndoles migajas, limosnas o caridades en lugar de considerarlos mayores de edad y permitirles que sean ellos mismos quienes, con su trabajo, iniciativa y preparación, librándolos del peso de los impuestos, sean los que consigan salir adelante por sus propios medios. Si hoy tenemos un ejemplo de la abulia del pueblo español la vemos reflejado en esta tendencia de muchos de nuestros jóvenes hacia buscar su destino en el funcionariado. Sin duda creen que, depender del Estado, les garantiza una seguridad, a cambio de una vida menos incentivada y, por supuesto, menos apasionante. Por el contrario rechazan otras ocupaciones con mejores perspectivas económicas, de mayor satisfacción y autorrealización, pero que los obligaría a un mayor compromiso con ellos mismos y para con la sociedad. Claro que ello supone un mayor esfuerzo, una buena preparación y una entrega generosa al trabajo. El modelo Ruso versus el modelo occidental. El primero, hace tiempo desacreditado por obsoleto, antieconómico e ineficaz para generar riqueza; el segundo, tan vilipendiado por los “progres” que, no obstante, ha sido capaz de proporcionar mayor ilusión, bienestar, progreso, libertad y, algo muy importante, democracia, a los pueblos que han optado por él. De saber escoger adecuadamente dependerá, con toda probabilidad, el destino de España en los próximos años.

Noticias relacionadas

La burra al trigo y la perdiz dando vueltas

Andalucía se merece abrir las ventanas y respirar aire fresco, renovado y fértil

¿Marranea Ciudadanos al PP? ¿Corteja al PSOE buscando ventaja electoral?

Rivera parece temer el San Benito de ser considerado de derechas y es posible que, su apuesta por el PSOE, acabe por conseguir para su partido, Ciudadanos, el calificativo de chalaneador político, de tendencia izquierdista, con quienes apoyan el independentismo catalán

Maestras por el mundo

Laura ha tenido la mala suerte de encontrarse una situación peor que hace un siglo, no respeto a la mujer

¿La sombra del crash bursátil planea sobre Wall Street?

Génesis de la actual burbuja

¿Qué sucede en Europa? La reacción inesperada hacia la derecha

¿Hablamos de extrema derecha o simplemente de derechas a las que, los perdedores de la izquierda y los incapaces del centro, intentan demonizar?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris