Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Sed de infinito

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
viernes, 28 de marzo de 2008, 01:47 h (CET)
En un mundo como el nuestro, con una sed espiritual devoradora aunque no lo parezca a primera vista, el hombre acude a cualquier superchería para calmarla, y es así como proliferan las sectas y supersticiones.

Como decía Chesterton, "cuando un hombre deja de creer en Dios, pasa a creer en cualquier cosa". Lo material no nos satisface, excepto si se trata de personas muy superficiales. Nuestra aspiración íntima no se colma con lo terreno, y eso nos hace intuir que estamos hechos para algo grande. El problema está en encontrar aguas limpias que sacien nuestra sed de infinito. Como me decía un estupendo educador, "el hombre sediento bebe incluso aguas ponzoñosas, y hasta su propio orín". Hoy mucha gente bebe en sectas y en falsas filosofías, como la Nueva Era, por ejemplo, y se envenenan por falta de amigos que les acerquen a las fuentes puras. Guardar para sí las aguas vivas y no compartirlas como se comparte entre hermanos una herencia, ¿no es signo de un egoísmo asfixiante? Muchos sienten un vacío inaguantable. Es necesario descubrir, al hombre moderno, la existencia de un Dios Padre que calma nuestros anhelos más íntimos. El cristiano que acude asiduamente a la oración, nota cómo su sed se apaga y su espíritu se serena.

Noticias relacionadas

Platón y el conocimiento

En la actualidad se sabe que la vitamina D interviene en variados procesos fisiológicos del organismo, tanto metabólicos como endocrinos e inmunológicos e incluso, estudios observacionales, sugieren una posible relación de la deficiencia de vitamina D con el desarrollo de algunos tumores.

A contracorriente

Lo que has de reprochar, antes de hacerlo a otro, corrígete a ti mismo por si acaso

Me quedo con Houellebecq

Neorreaccionario, xenófobo, misógino, islamófobo, neofascista, adicto al sexo… Un deshecho de virtudes que adjetivan a uno de los escritores más vendidos de Francia: Michel Houellebecq

Ternura

En los tiempos históricos e histéricos que vivimos, se me hace “raro” escribir sobre la ternura

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris