Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Un presupuesto anual para evitar que el Reino Unido entre en la recesión

Isaac Bigio
Isaac Bigio
miércoles, 26 de marzo de 2008, 02:34 h (CET)
En el Reino Unido hay un día al año designado para que sea presentado el presupuesto anual del gobierno. En esa fecha el “Canciller del Tesoro Público” llega al Parlamento portando sus documentos en un maletín rojo, tal y cual lo vienen haciendo todos los que han detentado ese cargo desde Gladstone en los 1860s; para luego exponerlo en la Cámara de los Comunes y recibir las observaciones y críticas por parte del secretario de hacienda de la oposición y de otras figuras.

La figura del ‘canciller’, que en América Latina se asocia a la del ministro de economía y en Alemania a la del primer ministro, en Gran Bretaña se asocia al súper-secretario a cargo del tesoro de la nación. Este es el segundo puesto más importante de todo gobierno y el que lo tiene a cargo vive en la casa contígua a la del primer ministro en la calle Downing.

El actual primer ministro Gordon Brown fue durante todo el mandato de Tony Blair su ‘canciller’. El acabó remplazando a Blair en el premierato aunque en una forma más cordial con la que el antiguo canciller conservador John Major substituyó el 28 de noviembre de 1990 a la primera ministra Margaret Thatcher.

La importancia del Presupuesto 2008
Esta es la primera vez desde que el laborismo llegó al poder en Mayo 1997 en que el Presupuesto Anual ha sido presentado por otra persona que no fuese Gordon Brown. Mientras Brown mantuvo cierta independencia y hasta choques con su primer ministro, el nuevo canciller del tesoro Alistair Darling es tildado de ser un subordinado de quien le precedió en el cargo. Para el líder de la oposición liberal, Nick Clegg, el discurso de Darling parecía una obra de ventriloquía política.

Blair y el laborismo siempre presentaron a Brown como el más exitoso canciller de la historia británica. Hoy cuando Brown está en la cabeza del gobierno y no tiene que rozar o diferir con Blair, él presenta exactamente su modelo en su forma más pura.

No obstante, lo más importante de este nuevo presupuesto es que éste se da en el peor momento del oncenio laborista y cuando los ‘rojos’ están a punto de tener que administrar la primera recesión en lo que va de este milenio.

En todos sus alocuciones Darling siempre menciona la subordinación de la economía de su país ante la norteamericana. Para él el declive de EEUU les afecta. No faltarán quienes digan que el rol de dominador y dominado que en la época colonial lo tenía Washington ante Londres se ha invertido. Empero, lo cierto es que el Reino Unido se ha convertido en el principal socio político y militar de EEUU y sus economías están muy entrelazadas. Por increible que parezca las primarias demócratas de EEUU reciben hoy más cobertura en la prensa británica que las elecciones muncipales que Londres tendrá este primero de Mayo.

No obstante, la respuesta que Brown y Darling vienen dando ante el fantasma de la recesión es distinta a la que ha dado Bush. Mientras la Casa Blanca ha recortado drásticamente los intereses bancarios y los impuestos, Downing Street solo ha bajado ligeramente los intereses mientras que ha aumentado los tributos.

Las nuevas medidas
El gobierno ha anunciado que espera que el crecimiento económico para este año sea de entre el 1.75% y el 2.25% para luego crecer levemente en el 2009 a entre 2.25% y 2.75%.

Estos ritmos de crecimientos son muy bajos en comparación al 4% o más que tienen varios países latinoamericanos o a las cifras de dos dígitos con la que China avanza anualmente desde hace más de un docenio.

Sin embargo, la mayor parte de los analistas conciben que el cálculo del gobierno es muy optimista pues creen que éste solo representará un 1.7% en el 2008 y un 1.9% en el 2009.

Debido a esa ‘desaceleración económica’ Darling sostiene que se ha visto obligado a endeudarse aún más. El canciller reconoce que en un cuatrienio prestará unos £140 mil millones, una suma £20 mil millones mayor que la que anunció hace cinco meses y £32 mil millones más que la que Brown planteó en su anterior presupuesto anual. Hoy la tasa de cambio es alrededor de dos dólares norteamewricanos por libra esterlina, por lo que los precios en libras son siempre el doble en moneda estadounidense.

Según el artículo central del matutino The Independent el nivel de deuda anunciado (£43 mil millones) equivale al 3.2% del producto, algo que viola el tratado europeo de Maastrich, el cual solo permite un techo del 3%. Además, continúa esa fuente, la deuda podría acabar superando los £ 78 mil millones pues hay que tener en cuenta el paquete de casi £60 mil millones para rescatar al semi-quebrado banco Northern Rock, quien acaba de ser nacionalizado.

A medida que la deuda crece el gobierno tratará de reducirla incrementando los impuestos y reduciendo gastos en beneficios sociales. En este presupuesto se estima que en este trienio habrá un extra de £3,2 mil millones sacados a los contribuyentes.

Las críticas
El líder conservador David Cameron cuestiona al gobierno por tener el mayor déficit público en Europa occidental, por haber respondido a la reducción del credito con una ‘reducción de su propia credibilidad’ y por aumentar los impuestos (hacia llegar a los niveles más altos de la historia) en vez de reducir éstos para alentar a los inversionistas privados (siguiendo el ejemplo de EEUU). En cambio, el líder liberal-demócrata Nick Clegg sostiene que las medidas de Darling apuntan a beneficiar a los súper-ricos y castigan a los más pobres, como a las madres y padres solteros. John McDonnell, el contendor de Brown en las internas laboristas, acusa a su gobierno de decir que eliminará la pobreza infantil cuando solamente busca resolver los casos de 250,000 niños pobres sobre un total de 2,5 millones de ellos.

Los sectores más afectados por los nuevos impuestos son el alcohol, el tabaco y los autos contaminantes. Estas medidas han sido bien recibidas por varios grupos de médicos y ecologistas pues creen que ello reduciría el alcoholismo juvenil o la polución. Sin embargo, muchos anuncian que diversas tabernas podrían cerrar. El tabloide más popular (The Sun) puso en su tapa una parodia. En vez de decir que ‘no maneje cuando beba’, el gobierno ha ordenado ‘no beba y no maneje’ .

Los liberales sostienen que los impuestos ecológicos no van a fortalecer al medio ambiente pues poco menos de la mitad de éstos no se invertirá en luchar contra el cambio climático sino para llenar agujeros económicos. Al gobierno se le ha acusado de querer usar el pretexto ecológico para buscar nuevos impuestos.

Darling ha buscado conseguir popularidad planteando que con sus nuevas medidas se beneficiarán los menores (pues se subirá, aunque no mucho, la suma que cada niño recibe por parte del Estado hasta llegar a los £20 semanales) y a los ancianos (pues se les aumenta en £50 el subsidio para costear la energía en el invierno). Sin embargo, este último aumento es menor al gran alza de los precios del gas, luz y otros servicios.

Si bien la inflación anual oficial bordea el 2% lo cierto es que en un año ha subido un 5% el impuesto a las casas, y los precios del agua se han elevado en un 6%, de la luz y el gas en un 13%, del petróleo en un 18%, de la leche y el jugo de naranjas más del 20% y los huevos en un 40%. Ciertamente la inflación oficial es menor debido a que la depreciación del dólar ha hecho bajar muchas importaciones, a que han bajado los precios de importaciones de alimentos y textiles de China y el Asia y a la caída del precio de las casas.

Descontento dentro de sectores laboristas

Un sector del que la prensa no habla tanto es el de los millones de personas discapacitadas o padres y madres solteros que reciben un apoyo en sus ingresos así como de un número aún mayor de personas que reciben ayuda pública para pagar sus alquileres. A todos esos sectores el gobierno plantea que se les irá condicionando esos beneficios a condición de entrar a ciertos programas laborales o de entrenamiento. De hecho a todos aquellos que no sean plenos ciudadanos se les quitará acceso a ellos.

Estas últimas medidas podrán ser saludadas por quienes plantean una economía tipo EEUU pero va a caer muy mal en un ala del laborismo que siempre ha propuesto auxiliar a los más necesitados.

No obstante, el laborismo hace tiempo se ha ido distanciando de sus origenes y propuestas obreristas y se ha convertido en un partido que promueve la ‘libre empresa’. En su oncenio el nivel de polarización social ha aumentado aumentando el número de los muy ricos y de los muy pobres.

Muchos laboristas históricos y sindicatos cuestionan que los impuestos que se han creado afectan al público normal que consume cigarros, vinos, sidra o cerveza, pero no a ninguna gran fortuna. En la legislación británica se permite que hayan multi-millonarios que escapen al pago de impuestos pues, pese a pasar gran parte de sus vidas en el Reino Unido, están registrados como ‘no-domiciliados’. A ellos el gobierno sólo les cobrará una tasa fija de £30,000, cifra que puede ser alta para muchos pero que es chica si se trata de personas con mucho dinero. Esto enfurece a muchos laboristas pues un sueldo promedio está entre los £15,000 y £25,000 anuales, y de allí el Estado se cobra un tercio en impuestos.

Un gobierno optimista
En la mayoría del partido gobernante y en muchos círculos empresariales el Presupuesto no ha sido mal visto. La principal palabra que pronuncia siempre Darling es ‘estabilidad’.

El sostiene que el eje de sus propuestas es evitar gitos bruscos. Tratando de refutar a los conservadores él les hace recordar que durante la pasada administración ‘tory’ la inflación y la tasa de desempleo fueron muy altas. En cambio, este gobierno ha garantizado que ambos rubros se mantengan bajos.

El gobierno no quiere recortar mucho los intereses para no hacer que muchos ahorristas en libras se vayan a otros mercados. Tampoco ha querido reducir impuestos pues no quiere ampliar la deuda pública aún más.

Darling asegura que con sus propuestas el país podría torear la recesión, aunque mucho depende de lo que pase en EEUU. El afirma que, gracias a las medidas adoptadas en su gobierno, el país está en mejores condiciones para hacer frente a las crisis que se dieron a inicios de los noventas, ochentas y setentas.

El gobierno sostiene que está haciendo lo mejor para la ecología al promover casas sin carbono, querer eliminar más de 12 mil millones de bolsas de plástico en el 2009, al cobrar casi mil libras por carros contaminantes, etc. También apunta que querrá dar más facilidades a los trabajadores de sectores claves y a los que compran su primera casa para que puedan ser propietarios de una vivienda, la misma que hoy no usualmente equivale al sueldo promedio de toda una década.

A la derecha el gobierno le dice que si cortan impuestos no habrá dinero para hacer gastos sociales, en salud, beneficios y educación, y a la izquierda le dice que no se puede castigar a las grandes fortunas para evitar fuga de capitales.

El nuevo Presupuesto no ha hecho aumentar la popularidad de un gobierno que cada vez más pierde apoyos, pero que también no tiene al frente a una clara alternativa.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXIII)

Por supuesto, no veréis a ni una sola numeraria con bikini, o al menos, que lo sepan sus directoras

Quieren cambiar nuestra forma de pensar

Por favor no les dejemos, si no reaccionamos a tiempo, mañana será imposible

¿Puede el "efecto mariposa" provocar una nueva recesión económica mundial?

La exuberancia irracional de los mercados

Socialismo español se aggiorna y ve realidad del Sahara

Los más reconocidos referentes de la izquierda española dieron su inequívoco respaldo a la democratización y modernización de Marruecos

¿Qué democracia es la que se inventan los soberanistas catalanes?

“Tres notas definen, a mi juicio, la democracia: participación activa de todos los sectores sociales en la tarea del poder; respeto auténtico, no retórico, por los derechos humanos; superación del nacionalismo belicoso” Joaquín Ruiz Jiménez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris