Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Más balances sobre Irak

Mario López Sellés (Madrid)
Mario López
martes, 25 de marzo de 2008, 22:17 h (CET)
Desde 2003 hasta la actualidad el movimiento de resistencia iraquí a las tropas invasoras ha ido cambiando de estrategia militar en la medida en la que los soldados americanos han ido aprendiendo a defenderse de ellas.

Hace cuatro años, un solo hombre era capaz de taladrar, montar, transportar, plantar y detonar una bomba de carretera, causando un importante daño al enemigo con el mínimo coste de material y humano. Hoy en día para llevar a cabo la misma acción se precisa de un número importante de hombres. Al mismo tiempo, la resistencia iraquí ha ido formando a un grupo cada vez más numeroso y diestro de francotiradores que a diario causan numerosas bajas entre la tropa americana –véase Baghdad Sniper Juba, en Youtube-. En la actualidad son ya más de 30000 los muertos del ejército invasor. Un número nada comparable con el más de millón de mártires iraquíes, pero que debería ser lo suficientemente importante como para provocar un cambio de actitud en el Gobierno responsable de las tropas invasoras. Pero no ha sido así. La resistencia iraquí ha constatado el escaso apego que la Administración Bush tiene a la vida de sus propios soldados y ha decidido cambiar de estrategia, fijando sus objetivos en lo que ellos llaman centros VIP: restaurantes, hoteles y demás lugares en donde se reúnen los altos mandos militares y demás autoridades de relieve. En breve sabremos si por fin han dado con el buen camino para acabar con esta pesadilla. El caso es que han concitado en torno suyo a un buen número de líderes musulmanes, entre los que cabe destacar a Hosni Mubarak y Muamar el Gadafi -consúltese la página www.webislam.com - quienes han llamado recientemente a la unidad del pueblo musulmán contra el invasor de Occidente. Si cuando se inició la invasión ilegal de Irak no existía la menor conexión entre este país y Al Qaeda, hoy, en cambio, esta relación parece inevitable y fuera de toda duda. Así que nos encontramos ante un panorama desolador. Un país, Irak, masacrado y una mitad del planeta dispuesta a sembrar el terror en la otra que no ceja en su empeño de esquilmar a la una. Supongo que estas consideraciones no las habrán tenido en cuenta Bush y Aznar al hacer su lisonjero balance de la maldita invasión. Claro que no nos han revelado el rédito personal obtenido del genocidio por ellos liderado. Por otra parte no cabe esperar justicia, pues desde 1998 Bush y sus acólitos cuentan con licencia de corso, dispensada por la mismísima Corte Penal Internacional, para mandar al otro barrio a todo aquel que se les ponga a tiro. Bueno, pues esto es la globalización.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris