Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

¿Queremos recomponer nuestras vidas?

Pilar Mariscal (Málaga)
Redacción
sábado, 22 de marzo de 2008, 17:15 h (CET)
Con frecuencia escuchamos desastres, como violencia de género, violencia juvenil, gente insatisfecha, el aumento de drogadicción…y hay quiénes dicen ¿es que Dios se ha olvidado de nosotros? Nó, Dios no se ha olvidado de nosotros, somos nosotros los que nos hemos apartado de Él. Yo, suelo hacerles a mis hijos una comparación muy simple. Cuando adquirimos un electrodoméstico, una lavadora, un lavaplatos…antes de usarlos leemos muy detenidamente su libro de instrucciones, si queremos que funcione correctamente. ¿Qué ocurriría, si en nuestras prisas introducimos en la lavadora los platos y en el lavavajillas la ropa sucia? Ya, podemos imaginar el destrozo.

Dios, cuando creó el mundo y vio el desastre que éramos, a través de Moisés, nos reveló “Los Mandamientos de la Ley de Dios”, los que por desgracia son muy pocos los que los cumplen. Unos, porque ya se les ha olvidado, otros porque creen que están pasados de moda, algunos porque no han tenido la oportunidad de que alguien se los enseñe.

Pues, si de vez en cuando los leyéramos e intentáramos cumplirlos, ¡como nos iría la vida! Y, aún más, podemos fallar una y mil veces, “destrozados, hechos añicos, como los platos y la ropa”, pero la Misericordia Divina es tan infinita que cuando existe el verdadero arrepentimiento y acudimos al Sacramento de la Penitencia, el Señor, una y otra vez y todas las veces, nos pondrá unas lañas para recomponernos, hasta dejarnos en perfectas condiciones de funcionamiento. O sea, con una abundante gracia y llenos de amor, para seguir haciendo el bien, comprendiendo, compartiendo, ayudando y sobre todo amando.

Gracias, que se adquieren a través del sacramento de la penitencia.

Noticias relacionadas

“La Iglesia católica no es extranjera”

Carlos Navarro, Castellón

Escuchar a los empresarios de Cataluña

Valentín Abelenda Carrillo, Tarragona

Recordar la unidad de la persona

Enric Barrull Casals, Barcelona

Señor, justicia, pero no por mi casa

Venancio Rodríguez Sanz, Zaragoza

Efectos de la pornografía

José Luis Hernández, Toledo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris