Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

El Gobernador de Nueva York

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
sábado, 22 de marzo de 2008, 17:15 h (CET)
En el caso tan sonado de la dimisión del gobernador de Nueva York, Spitzer, “por líos de faldas”, merece la pena resaltar algunos aspectos que bien podrían ser modélicos, dentro del código moral o ético por el que se rige la democracia americana.

Podrá achacarse a ésta, sus imperfecciones, como a todo sistema humano, pero es de admirar por otro lado, que, a una sola voz, a un cargo público, no se le tolere su infidelidad a su mujer. Le ha costado el cargo. Ni la Prensa, ni sus enemigos, ni sus compañeros de partido, ni los votantes han sido tolerantes con el gobernador infiel. Buena oportunidad para que nuestros políticos opinasen al respecto.¿Merece credibilidad un diputado, un político del género que sea, que no es fiel a su pareja?. ¿Es bueno, malo o indiferente para una sociedad permisiva, tolerante y hasta progresista como la española, la conducta sexual privada de sus representantes?.

Por otra parte, el gobernador Spitzer, de cara a la opinión pública, ha tenido una reacción que pocos le podrán reprochar. Se ha hecho responsable de sus propios actos y consecuencias de los mismos, asumiendo su dimisión.

Toda la comprensión que se quiera y hasta compasión, para quien en vez de disculparse y de justificarse, es capaz de decir :”Los remordimientos que siento estarán siempre conmigo” y agradeció a su esposa y círculo más cercano su “amor y compasión”.”Siento mucho que no viví de la manera que se esperaba de mí. En mi vida pública, siempre he exigido que la gente asuma la responsabilidad de su conducta. No puedo exigirme menos a mí mismo. Por esta razón, presento mi dimisión”. Nadie se atreverá a tirar la primera piedra a una persona que se expresa con humildad y está dispuesto a pagar el precio de su error. Humanum est errare.

Noticias relacionadas

¿Qué sucede en Europa? La reacción inesperada hacia la derecha

¿Hablamos de extrema derecha o simplemente de derechas a las que, los perdedores de la izquierda y los incapaces del centro, intentan demonizar?

Misa o culto

Los periodistas al informar sobre noticies cristianes deberían saber la diferencia existente entre misa católica y culto evangélico

La UCM bajo sospecha

Hay pregunta sobre WordPress, ¿para que lo utiliza un administrativo en la Universidad?

Siembra de buenos deseos

Pensemos que no aguardar nada es como morirse en vida, porque la misma existencia, es empeño por vivir; no en vano, el futuro está impreso en el deseo

El bluff catalán consigue que Sánchez se arrodille ante Torra

Sánchez se ha convertido en un maniquí fácilmente manejable por unos nacionalistas catalanes, que amagan y retroceden según su conveniencia.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris