Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El Gobernador de Nueva York

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
sábado, 22 de marzo de 2008, 17:15 h (CET)
En el caso tan sonado de la dimisión del gobernador de Nueva York, Spitzer, “por líos de faldas”, merece la pena resaltar algunos aspectos que bien podrían ser modélicos, dentro del código moral o ético por el que se rige la democracia americana.

Podrá achacarse a ésta, sus imperfecciones, como a todo sistema humano, pero es de admirar por otro lado, que, a una sola voz, a un cargo público, no se le tolere su infidelidad a su mujer. Le ha costado el cargo. Ni la Prensa, ni sus enemigos, ni sus compañeros de partido, ni los votantes han sido tolerantes con el gobernador infiel. Buena oportunidad para que nuestros políticos opinasen al respecto.¿Merece credibilidad un diputado, un político del género que sea, que no es fiel a su pareja?. ¿Es bueno, malo o indiferente para una sociedad permisiva, tolerante y hasta progresista como la española, la conducta sexual privada de sus representantes?.

Por otra parte, el gobernador Spitzer, de cara a la opinión pública, ha tenido una reacción que pocos le podrán reprochar. Se ha hecho responsable de sus propios actos y consecuencias de los mismos, asumiendo su dimisión.

Toda la comprensión que se quiera y hasta compasión, para quien en vez de disculparse y de justificarse, es capaz de decir :”Los remordimientos que siento estarán siempre conmigo” y agradeció a su esposa y círculo más cercano su “amor y compasión”.”Siento mucho que no viví de la manera que se esperaba de mí. En mi vida pública, siempre he exigido que la gente asuma la responsabilidad de su conducta. No puedo exigirme menos a mí mismo. Por esta razón, presento mi dimisión”. Nadie se atreverá a tirar la primera piedra a una persona que se expresa con humildad y está dispuesto a pagar el precio de su error. Humanum est errare.

Noticias relacionadas

A contracorriente

Lo que has de reprochar, antes de hacerlo a otro, corrígete a ti mismo por si acaso

Me quedo con Houellebecq

Neorreaccionario, xenófobo, misógino, islamófobo, neofascista, adicto al sexo… Un deshecho de virtudes que adjetivan a uno de los escritores más vendidos de Francia: Michel Houellebecq

Ternura

En los tiempos históricos e histéricos que vivimos, se me hace “raro” escribir sobre la ternura

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás

Complot de iluminados para asesinar al Kingfish

Inquietantes datos detrás de asesinatos políticos fundamentan teorías conspirativas que por mucho tiempo se consideraban producto de una paranoia delirante
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris