Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Algo más que palabras   -   Sección:   Opinión

Retorno a la autenticidad

Víctor Corcoba
Víctor Corcoba
viernes, 21 de marzo de 2008, 08:05 h (CET)
Me pregunto al ver esa multitud que sale en procesión, o que se acerca a las procesiones, que se afanan en multiplicarlas para contrarrestar a los que quieren eliminarlas, que de todo hay en la viña del Señor, si realmente siguen a Jesús en el camino de su pasión, extendiendo la mirada a todos los que hoy sufren en el mundo. Quizás haya que retornar a la autenticidad de lo que representa procesionar las imágenes, para que despertemos del letargo, de la dureza del corazón que muestran algunos frente a tantos desconsuelos.

No me cuadra este espíritu mundano que me entra por los ojos en cualquier esquina, insensible cien por cien, incapaz de ayudar a sobrellevar la cruz a los que en la cruz viven, por méritos propios o porque la misma sociedad se la ha endosado, que no se gasta y se desgasta todas sus energías en confraternizar clases sociales, jerarquías, etnias y razas, religiones y políticas. Amando, en verdad, a ese Jesús que procesiona, que también se sintió abandonado, encontraremos el motivo y la fuerza para no huir de los crucificados del mundo actual, sino para aceptarles y tenderles una mano de consuelo.

Hasta el amor para que sea auténtico hay que vivirlo intensamente, debe costarnos y debe producirnos afanes y desvelos. Volver a la autenticidad de un Jesús que vive en nosotros, en lo más profundo de cada ser humano, puede ayudarnos a comprender mejor ese costado traspasado del Redentor, fuente para alcanzar el verdadero conocimiento de Jesucristo y experimentar más a fondo su indescriptible amor. La advertencia del Beato Angélico que “para pintar a Cristo, hace falta vivir con Cristo”; tal vez, de igual modo, para procesionar a Cristo haga falta vivir con Cristo.

Pienso que, si profundizamos en las pasiones que soporta el mundo de hoy, se puede comprender, inclusive sin tener que recurrir a la fe, que el Dios que asumió el rostro humano, el Dios que se encarnó, que tiene el nombre de Jesucristo y que sufrió por nosotros, ese Dios es necesario para todos, para los semananteros y para los que no lo son, para el mundo cofrade y para ese otro mundo que descansa en la playa o montaña. Es la única respuesta a todos los desafíos de este tiempo, frente al calvario cultural relativista que nos ciñe cada vez más, alejándonos de ese Cristo que es realmente aquél a quien espera el corazón humano.

Noticias relacionadas

A contracorriente

Lo que has de reprochar, antes de hacerlo a otro, corrígete a ti mismo por si acaso

Me quedo con Houellebecq

Neorreaccionario, xenófobo, misógino, islamófobo, neofascista, adicto al sexo… Un deshecho de virtudes que adjetivan a uno de los escritores más vendidos de Francia: Michel Houellebecq

Ternura

En los tiempos históricos e histéricos que vivimos, se me hace “raro” escribir sobre la ternura

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás

Complot de iluminados para asesinar al Kingfish

Inquietantes datos detrás de asesinatos políticos fundamentan teorías conspirativas que por mucho tiempo se consideraban producto de una paranoia delirante
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris