Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Realización en el amor

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
viernes, 21 de marzo de 2008, 08:18 h (CET)
La aspiración más común de toda persona inteligente es lograr la realización plena de su vida, bien en este mundo o en la trascendencia del más allá. En el modo de lograrlo radica la diferencia esencial entre los humanos.

Para los que carecen de fe, la realización personal la logran a través del amor a cuanto constituye el meollo de su existencia: llegar a ser aquello a que aspiraron desde niños, ejercer una profesión de servicio al bien ajeno, tener un trabajo gratificante, fundar una familia a la que aportar lo mejor de sí mismos y un perpetuarse en una descendencia que les acoja, comprenda y les corresponda con amor.

Si su memoria o recuerdo perdura en la mente y corazón de sus semejantes, tras su muerte, por dejar huella de bonhomía y obras altruistas, la realización habrá sido plena y satisfactoria en el amor vivido.

Para los creyentes, su realización personal no difiere mucho de la de los demás. Sólo que nunca han de perder de vista el horizonte del más allá, al que han de llegar con las manos llenas de buenas obras: Amor a Dios Padre, Señor y Creador, con la conciencia en paz por haber cumplido lo mejor posible su voluntad, y amor a sus semejantes, sus hermanos, con obras de justicia y de verdad.

Que nadie malogre el tiempo -único e irrepetible de su vida –viviendo en el egoísmo. El Jueves santo nos lo recuerda.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris