Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Hablemos sin tapujos  

La España que se nos derrumba encima

Miguel Massanet
Miguel Massanet
martes, 18 de marzo de 2008, 08:10 h (CET)
Debo admitir que todavía no he salido de mi pasmo. No he terminado de digerir la derrota del PP en las urnas; no he conseguido entender como la ciudadanía ha podido otorgar su confianza, como lo ha hecho, en un Gobierno que no ha dejado de mentirle durante toda la legislatura anterior y que se ha caracterizado por crear problemas donde no los había, por enfrentar a españoles cuando antes convivían sin problemas y a deshacer España cuando tan firme se mantenía desde hace más de quinientos años. Pero no se puede luchar contra los hechos y hete aquí que, de pronto, como si estuviéramos viviendo una de nuestras peores pesadillas, nos encontramos ante la perspectiva de cuatro años más de gobierno de los socialistas.

Lo cierto es que parece que, apenas transcurridos unos pocos días de la elecciones la corrosión del ácido sulfúrico encarnado por los movimientos separatistas ha empezado a hacer efecto en varios lugares de esta pobre España a la que auguro un triste final con cuatro años más del gobierno del PSOE emperrado en convertirla en una nueva estación de pruebas de las doctrinas totalitarias de la vieja escuela rusa de la KOMINTERN. Si en Catalunya ya han implantado el virreinato del señor Montilla, cuyos votos han fagocitado a ERC y IC los Verdes, cuya política de inclinar el PSC hacia la vertiente independentista tanto éxito ha conseguido, no perdamos de vista los rápidos movimientos de los partidos gallegos que, sin encomendarse a Dios ni a Santa María, han decidido establecer el intervencionismo lingüístico a semejanza de los catalanes y anticiparse a ellos en esto de controlar a la Iglesia como si de una Institución estatal se tratara. Por lo visto eso de la separación de Iglesia y Estado nada más tiene vigencia para el Islamismo (con quienes no parece que nadie se atreva a meterse a la vista de la completa impunidad con la que actúan) y lo de la aconfesionalidad de la nación que establece la Constitución de 1978 se ha convertido, en virtud del PSOE y de los que lo apoyan, en una patente de corso para intentar acabar con el catolicismo en España. Se inmiscuyen en los pastores que elige la Iglesia; se inmiscuyen en las prédicas que hacen a los fieles; se inmiscuyen e interfieren en sus relaciones con la Santa Sede y ahora, por si fuéramos pocos, pretenden indicarles la forma en la que deben celebrar sus ritos litúrgicos.

Ahora resulta que la Xunta y TVG se han encasquetado la tiara pontificia y han decidido, unilateralmente (emulando a la Generalitat catalana, que pretende que las iglesias deben pedir y obtener permiso del ayuntamiento para poder celebrar sus ritos), que, para favorecer la normalización lingüística, la Misa de la celebración deberá ser en gallego y que la tradición de que se interprete el Himno Nacional durante la Consagración deberá cambiarse para que se toque, en su lugar, el himno gallego. Claro que tampoco se han quedado cortos con las ceremonias civiles, pues han ordenado que todas las orquestas, que amenicen los diversos actos durante las fiestas, deberán cantar la mitad de sus repertorios en gallego. Vaya que, como ustedes pueden comprobar, las libertades que tanto defendían los progresista; los gritos contra Franco por su “represión” a los legítimos derecho del individuo a expresarse como le diera la gana; el derecho de todos los españoles para expresarse en castellano y el deber de todos de conocer el castellano, han caído en el olvido y, ahora, se está permitiendo que, como un reguero de pólvora, se extienda por todas las comunidades con aspiraciones a ser independientes, el que se incumplan, sistemáticamente, los preceptos de la Carta Magna, incluso con la colaboración del TS y el TC. Por la vía de los hechos se les autoriza a que hagan de su capa un sayo y se pongan por montera el Estado de Derecho del que, tanta y tan vergonzosa mención, hace nuestro señor Presidente.

No se cumplen las sentencias del TS por las que se obliga a que la bandera nacional, refrendando lo dicho en la Constitución, ondee en los edificios oficiales de toda la Nación, No se sanciona a aquellos gobiernos autonómicos que incumplen claramente los preceptos relativos a la prioridad del castellano, como lengua oficial de la nación sobre cualquier otra habla de tipo autonómico; obligando a que los que no lo deseen a hablar las lenguas vernáculas prohibiendo incluso que se utilice el castellano como lengua vehicular en los centros de enseñanza. Se incumplen, asimismo, los preceptos constitucionales que hacen referencia a la potestad de los padres para elegir el tipo de formación que quieren para sus hijos obligándoles a aceptar una asignatura totalmente totalitaria, falta de ética y adoctrinadora política como es la Educación para la Ciudadanía que, en la práctica se ha constatado que sólo es un coladero para que, maestros y enseñantes sin escrúpulos, intenten combatir los principios religiosos y las naturales tendencias sexuales de los alumnos para invitarles a experimentar con experiencias sexuales atípicas. Y esto señores sólo es el principio; fácil es imaginar lo que nos espera a lo largo de esta próxima legislatura. Sin una Justicia independiente que nos defienda, en manos de un gobierno sin ética ni principios morales que rijan sus actuaciones y rodeados de una turba de descerebrados que celebran los crímenes del doctor Morín y las “sedaciones” del doctor Montes; me temo que sólo podemos entonar con el poeta inglés John Denham: “la oscuridad era nuestra guía y la desesperación, nuestro eje” ¡Pues vamos servidos!

Noticias relacionadas

Políticos sin ética

Ética sin virtud es un cero a la izquierda

Afecciones del alma

La partitocracia se ha revelado como un problema para la democrática convivencia

Bienvenidas las iniciativas globales

Somos hijos del tiempo, pero también de la acción conjunta. ¡Aprendamos a organizarnos!

Cataluña en pie de guerra. Sólo el constitucionalismo salvará España

"Si los socialistas son derrotados en las urnas, irán a la violencia, pues antes que el fascismo preferimos la anarquía y el caos." Francisco Largo Caballero. (II República)

40 años de paz

La verdad es que ni tan buenos éramos entonces ni tan malos somos ahora, pienso yo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris