Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Perdóname, Tina

Ángel Sáez
Ángel Sáez
martes, 18 de marzo de 2008, 08:10 h (CET)
(Dedicatoria: A mi amiga Prepe(digna), con unas horas y aun datas de antelación, porque el próximo miércoles, 19 de marzo, San José, es su cumpleaños –ergo, ¡muchas felicidades!- y, casi con total seguridad, no podré acceder a ningún ordenador; a todos los “Pepes” y “Pepas”, por ser el día de su onomástica; y a todos los padres, por celebrar, asimismo, los tales su jornada.)

Mi vida:

Perdóname, Tina. Te lo suplico. Te imploro que me disculpes. Porque necesito, hoy más que nunca, tu perdón. El menda, al que le horroriza equivocarse, no escapa a esa norma o ley comportamental que dice que todos los seres humanos, todos, sin excepción (servidor incluido, por supuesto, que no da ni la talla ni el perfil de santo), erramos. Te agradezco, de veras, que argumentes de forma incontrovertible y pruebes documental y fehacientemente mis desbarres. Tienes que tener en cuenta que si te adoro, amo y venero, es, entre otras razones de peso, por esto, porque, con tu inteligencia natural, no adquirida o asimilada, me haces ver todos los errores en los que caigo, todos los yerros que colecciono. Ya metí, Tina, y hasta el corvejón, la pata. ¿No te parece? No me pidas que siga marrando sin descanso; insistiendo ahora, verbigracia, en averiguar ¿qué? Cuando y porque, con tu comportamiento intachable, con tu actitud modélica, has vuelto a darme otra lección. Cada vez estoy más convencido y tengo más claro que eres la mejor mujer que he conocido en mi vida, la que sostiene, ofrece y muestra la escala de valores o colección de principios más envidiable. Servidor sería un idiota redomado si no hiciera todo lo posible para persuadirte de que mejoraría muchos enteros a tu lado como persona, siendo tu esposo. Por eso, se quiere casar contigo. Acaso seas inconsecuente en unas pocas minucias, peccata minuta, pero eres coherente al máximo en el terreno de las ideas hechas actos.

Quiero gozar la doble oportunidad de conocerte y de que me conozcas. Quiero vivir dos semanas, al menos, contigo, donde sea, para que te hagas una idea aproximada de cómo soy. Me considero una buena persona (que comete errores, por supuesto; pero no le duelen prendas reconocer que ha incurrido en ellos). Yo sólo anhelo esto, vivir el resto de mis días a tu vera.

Discúlpame, Tina. La única fémina que significa todo actualmente en mi vida eres tú y sólo tú.

Te pido que me des otra oportunidad. Espero haber aprendido la lección y puedes estar segura de que haré ímprobos esfuerzos para no volver a tropezar otra vez con o en la misma piedra.

Cierto; tú no me fallaste. Fui yo el que coligió o infirió mal, marrada y aun marranamente.

Lo que pase, si queremos que suceda, acaecerá más fácilmente si no le ponemos trabas u obstáculos. Lo que siento, con el paso del tiempo, seguirá tal cual o desaparecerá, porque podré sentir igual, más o menos de lo que actualmente siento. La vida sigue demostrando a cada rato que la llama del Amor (si no la cuidan los dos miembros de la pareja; si ambos no están atentos y pendientes de ella) se extinguirá; a eso se le llama divorcio.

Coincido contigo en que lo mejor de mi persona acaso descanse, esté o estribe en el sujeto que más adoro de cuantos amo y venero, tú.

No sé si he llegado a expresarme como quería. Si hay algo que no te cuadra o en lo que entiendes que “extravago”, házmelo saber.

Deseo seguir con nuestra relación, pero no he sabido deducir ni interpretar convenientemente, lo siento, por dónde anda, según tú, ahora.

Ansía que te recuperes del todo y te (man)da abrazos a espuertas, besos a tutiplén y caricias a porrillo tu

Félix Unamuno.

Noticias relacionadas

¿Una Constituyente?

La Constitución de 1978 no prevé el caso de la reciente sentencia del caso Gürtel que pone en duda la veracidad de las declaraciones del presidente en sede parlamentaria

La jungla urbana

​No se dan cuenta los señores políticos que han perdido por completo la credibilidad para el común de los mortales

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris