Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

El abaratamiento del despido

Francisco Arias Solís
Redacción
martes, 18 de marzo de 2008, 18:15 h (CET)
“El amor y el trabajo
necesitan cocerse,
día a día, en el fuego
de la tranquilidad.”


Jesús López Pacheco.

No es cierto que el coste del despido en España impida la creación de empleo, y sí se puede afirmar que la cuestión primordial es garantizar la estabilidad en el empleo y no precarizar aún más el mercado del trabajo.

El elevado coste del despido es uno de los argumentos utilizados interesadamente para justificar la dificultad para crear empleo. Los que defienden esta idea insisten en que sólo se crearán puestos de trabajo facilitando el despido y abaratando su coste. Una teoría difícilmente entendible que plantea el problema al revés. La cuestión no es cuánto dinero tienen o deban gastarse los empresarios para resarcir a los trabajadores despedidos, sino qué medidas son eficaces para favorecer la estabilidad e incrementar el empleo.

En este sentido, se hace necesario reclamar alternativas claras que se centren en favorecer la estabilidad y racionalizar las modalidades de contratación que es lo que contribuye a mejorar la propia capacitación y cualificación de los trabajadores, además de unas relaciones laborales más fluidas y una mejora general de la motivación, la productividad y la competitividad.

Las estadísticas y la regulación legal que ha abaratado los despidos desmiente la idea de que el despido sigue siendo caro. Además, este argumento guarda relación con el fondo del asunto: la estabilidad en el empleo.

Consideramos que la estabilidad sólo se favorece a partir de tres condicionantes: racionalidad en las normas de contratación indefinida, cualificación de los trabajadores y la capacidad de éstos para adaptarse a nuevas situaciones; y políticas económicas que favorezcan una mayor cantidad y calidad de empleo.

No es cierto que a los empresarios españoles se les impongan obligaciones costosas cuando deciden prescindir de sus trabajadores. En un informe sobre contratación temporal encargado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, se recoge que España se sitúa en el nivel medio en cuanto a costes por despido, detrás de países como Alemania, Francia y Bélgica.

Por tanto, no es necesaria, ni está justificada, la necesidad de otra reforma legal para reducir aún más el coste de las indemnizaciones por despido y, además, está bastante clara y reciente su inutilidad, tanto para generar empleo como para favorecer la estabilidad.

Con la reforma laboral se abarató el despido y no sólo no se creó empleo (al contrario, se creó menos que en períodos de crecimientos similares) sino que se favoreció el crecimiento de la precariedad laboral. Y es que, como dijo el poeta: “Estamos en una barca / y hemos perdido los remos. / Y nos lleva la corriente / a donde menos queremos”.

Noticias relacionadas

Ausencia de valores

“Integridad es decirse la verdad a uno mismo, honestidad es decir la verdad a los demás” Anónimo

Un planeta de Plástico

Las cifras no invitan a la tranquilidad para quienes vemos como el mundo se degrada a un ritmo acelerado

Resumen Semana 20

Resumen de actualidad política de esta semana que recién ha acabado.

El chalet de Pablo Iglesias

No es algo bien visto por los militantes de Podemos

Todo se hace y se transmite en familia

El querer lo es todo en el camino
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris