Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Por qué tiene tanto interés este gobierno con la imposición de Educación para la Ciudadanía?

Rita Villena (Málaga)
Redacción
domingo, 16 de marzo de 2008, 19:57 h (CET)
Nuestros bachilleres están a la cola de los rankings internacionales en disciplinas tan básicas como las matemáticas o el dominio de la lengua. Su nivel de conocimientos desciende de curso en curso y su madurez intelectual deja mucho que desear. Ahora, con el nuevo bachiller, pretenden bajar más el nivel, pasar curso con casi todo lo esencial suspendido y, sin embargo la Ministra de Educación y Ciencia, ha comentado que se trata de “una asignatura obligatoria, que no puede ser que un consejo aplique la Ley como le plazca”, y destacó también que “el estado de derecho está por encima”.

Por encima de mi cadáver, tendría que pasar el gobierno al completo para que mis hijos asistieran a la clase esa. El Estado no puede imponer una formación moral obligatoria a todos los ciudadanos porque, entre otras cosas, se estará contradiciendo al ochenta por ciento de los padres que han elegido una formación moral distinta y que según la Constitución en el artículo 27.3 dice que “los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación moral y religiosa que esté de acuerdo con sus propias convicciones”, dice además en el artículo 39.4 que “los niños gozarán de la protección prevista en los acuerdos internacionales que velan por sus derechos” y el acuerdo más importante es la Declaración Universal de Derechos del Niño que en su Principio 7 dice: “que el interés superior del niño debe ser el principio rector de quienes tienen la responsabilidad de su educación y orientación; dichas responsabilidades incumben en primer término a sus padres”.

Y, como lo que está en juego es la libertad y los derechos de cada familia, los vamos a defender por mucho que la señora Cabrera quiera intentar decir todo lo contrario.

Noticias relacionadas

Casas malditas

P. Alejandre, Badajoz

No es bueno, ¿por qué?

S. Madrid, A Coruña

¿Por qué tan dóciles a las modas?

E. Barrull, GIrona

Los despropósitos de pro-moción-ado Pedro Sánchez

J. Cruz, Málaga

Bilderberg: algo más que un club

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris