Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Domingo de Ramos

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
domingo, 16 de marzo de 2008, 19:57 h (CET)
Ignoro si este señalado día, por costumbre o tradición; por ser el pórtico de la Semana Santa ; por carencia de formación litúrgica de los fieles; por el reclamo y difusión de las palmas y ramos, bendecidos en las misas; por el inicio de desfiles procesionales etcétera, el hecho es, que este día, las iglesias se abarrotan de gente a más no poder. Nada que objetar a tal participación. Lo que no es correcto, ni siquiera coherente, es que, a los ocho días justos, que se celebra el Domingo de Pascua de Resurrección - la fiesta de las fiestas, la fiesta por antonomasia, la fiesta más solemne e importante del calendario cristiano, mucho más que la Navidad, el Corpus o cualquier otra, las iglesias, ni en las vigilias, ni en las horas del domingo, no se vean tan concurridas como el domingo anterior. Algo está fallando en la formación de los cristianos.

Ninguna celebración tendría sentido, si Cristo no hubiese resucitado de entre los muertos, que eso es precisamente la Pascua. Si algún día del año no se debería faltar a misa o a la eucaristía, ese debería ser el domingo de Resurrección.

Quede claro, pues, el deseo y mandato de la Iglesia: Domingo de Ramos sí ; pero Domingo de Pascua, inexcusable para un cristiano de verdad.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris