Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

D. Manuel Callejas y D. Manuel Parras: Profesores de adultos y algo más (y II)

Nieves Fernández
Nieves Fernández
domingo, 16 de marzo de 2008, 07:41 h (CET)
Soy maestra, gracias a ellos soy también maestra, como ellos lo fueron, aunque sólo de formación, por no tener ocasión de ejercer en centro docente alguno y tal vez por ello no debería opinar sobre las bondades personales y profesionales de los maestros aunque sea de los propios, pero desde aquí hago un llamamiento para que desde la institución o persona que compete, interese o convenga intentemos hacer y hagamos un sincero homenaje a nuestros maestros, a ser posible no de arriba abajo, es decir que no se organice por las grandes instituciones y con la política de por medio, hoy que es tan fácil por Internet reencontrarse en el mundo con viejos compañeros de colegio, se haría necesario reunirnos en torno a una importante experiencia y celebrar que tuvimos la suerte de asistir a las clases de profesores íntegros, tan distintos en la forma de pensar, de uno u otro signo político, de una u otra tendencia social hacia la vida pero también compañeros y amigos, y dedicarles el mejor de nuestros recuerdos.

El alumno no olvida cuando el maestro se hace presente en muchos momentos de su vida. Esa vida que te da momentos locos como puede ser encontrarte en un paso de peatones a uno de tus viejos profesores y a pesar de que vas con prisa y de que una consulta médica te lleva preocupada, de que vas pensando en los problemas y dificultades del día... a pesar de todo eso, vas y te paras en un lugar tan inadecuado como es ese paso de cebra y le ofreces tu mejor sonrisa, y él va y te da mucho más de lo que tú podrías darle en lo que te queda de vida, porque para eso es tu viejo maestro, que es como decir casi que es como tu padre. Y encima va y te felicita por el trabajo, por un trabajo, éste de columnista que siempre hizo mejor que tú en los medios periodísticos provinciales. Y aunque los coches gritan impacientes con aullidos de claxon, desde luego no es el mejor sitio para cruzarte con tu profesor al que no veías desde ¿meses? , ¿años?, no es buen sitio para ver por última vez a tu viejo profesor, porque el conductor lleva prisa y nos obliga a separarnos, a despedirnos en las líneas de cebra, hasta otro día que puede llegar pero que por desgracia no llegará. Desde ahí hasta la esquela de su nombre sólo han pasado unas cuantas fechas del calendario.

Murió D. Manuel Callejas el mejor profesor de las matemáticas, del álgebra de los pimientos y de los pepinos, como un tiempo antes lo hiciera D. Manuel Parras el mejor profesor de sugerentes redacciones que te hacía escribir soñando quizás con otros textos mayores y a veces esos sueños se cumplían.
Ahora que hay foros en Internet por cualquier tema nimio y de poca importancia, estaría bien que en la web de cada centro educativo se guardara un link, un espacio virtual para el recuerdo junto a los comentarios para esos buenos profesores. Sería de las primeras en mandar textos como éste para formar un foro que hablase sobre Dª Pilar, Dª Gloria, Dª Antoñita, Dª Maruja... y sobre tantos otros inolvidables profesores de instituto, y, por supuesto también para los profesores de adultos, sobre Callejas y Parras.

Y además del reconocimiento virtual, todo pueblo, en este caso Almagro, debería tener un monumento a sus buenos maestros y maestras para agradecer así su buena docencia. In memoriam.

Noticias relacionadas

Platón y el conocimiento

En la actualidad se sabe que la vitamina D interviene en variados procesos fisiológicos del organismo, tanto metabólicos como endocrinos e inmunológicos e incluso, estudios observacionales, sugieren una posible relación de la deficiencia de vitamina D con el desarrollo de algunos tumores.

A contracorriente

Lo que has de reprochar, antes de hacerlo a otro, corrígete a ti mismo por si acaso

Me quedo con Houellebecq

Neorreaccionario, xenófobo, misógino, islamófobo, neofascista, adicto al sexo… Un deshecho de virtudes que adjetivan a uno de los escritores más vendidos de Francia: Michel Houellebecq

Ternura

En los tiempos históricos e histéricos que vivimos, se me hace “raro” escribir sobre la ternura

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris