Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

El patito feo

Pascual Mogica
Pascual Mogica
viernes, 14 de marzo de 2008, 07:15 h (CET)
La imagen que está dando Ángel Acebes, es verdaderamente patética. Estamos viendo a un político que ya no se atreve a mirar de frente a las cámaras de la televisión y de los fotógrafos de prensa. Su mirada se ha tornado huidiza y ya no tiene esa pose de arrogancia y ese desparpajo, a los que nos tenía acostumbrados, cuando se ponía delante de los periodistas. Acebes, es consciente de que después de haberle tenido apartado de la campaña electoral como si fuera alguien al que había que ocultar para evitar que su familia política, los jerifaltes del PP, se avergonzaran de él como si del célebre “Patito Feo” del cuento de Hans Christian Andersen, se tratara.

Acebes, no se ha percatado aún de que hace años que perdió toda credibilidad ante los españoles y sigue contando sus historias fundamentadas en la mentira, como siempre ha hecho. Unas historias que ya nadie cree. Para intentar difuminar su gran parte de culpa en la loca y desquiciada labor opositora que el PP ha hecho durante estos cuatro últimos años nos sorprende contándonos chistes como los de que el incremento de votos que ha obtenido al PP viene del centro y de los socialistas. No voy a entrar en si tuvo nuevos votos procedentes del centro, pero justo es reconocer que los socialistas ya “botaron” al PP el 14 de marzo de 2004. Y le han vuelto a “botar” en 2008. Eso sí es cierto.

Por mucho que se esfuerce Acebes, no puede evitar que le consideren como al patito feo al que sus hermanos no querían a su lado por que se avergonzaban de él. El final de su cuento no va a ser tan hermoso como el del patito feo que acabó convirtiéndose en el cisne más hermoso del estanque. El final de Acebes no es otro que el de acabar convirtiéndose en un delicioso bocado para muchos de sus conmilitones cuando les sea ofrecido a estos en una hermosa bandeja de plata convertido en “pato a la naranja”.

Noticias relacionadas

Calendario post-exhumación

Lo que sucede a menudo tras abrir la caja de Pandora

Ciudades inteligentes

Hay que elegir: sostenibilidad integral o privacidad

Recuerdos

Hoy me he despertado con añoranza. No me importa. Incluso me agrada. Una persona sin recuerdos es como si no hubiera vivido

El paracaidista

Todos hemos hecho el ridículo alguna vez en nuestra vida

Adiós Colón, bienvenido “Día de los Pueblos Indígenas”

El reconocimiento oficial del Día de los Pueblos Indígenas ya se efectuó en al menos ocho estados EEUU
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris