Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Rajoy debe marcharse

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
jueves, 13 de marzo de 2008, 00:07 h (CET)
Mariano Rajoy se equivoca. Sí es cierto que ha subido en votos, en porcentaje y en diputados; pero la derrota ha sido clara y sonada. Esta vez la derecha no puede poner en duda la victoria de Rodríguez. No había más que ver la cara de Viri; era todo un poema de tristeza y angustia.

El Comité Ejecutivo Nacional de PP podrá aplaudir cuanto quiera. Podrá anunciar que prorroga la confianza en Mariano Rajoy. Podrá decir que es el mejor candidato si lo desea. Los componentes de ese Comité ven por ojos del egoísmo y el propio interés; no obstante, los afiliados y simpatizantes están “que se suben por las paredes”. Mariano debería volver la vista atrás y recordar lo que hicieron José Borrell (¡Cuidado con él!) y Almunia. Su honradez la pusieron al servicio de sus afiliados y de sus seguidores. Y, lo que es más importante, al servicio de España, lo cuál honra a ambos.

No tengo ninguna duda respecto a que Mariano Rajoy fue un gran vicepresidente, un extraordinario ministro de Administraciones Públicas y un buen ministro de educación. Y también estoy convencido que hubiera sido un digno presidente del Gobierno, como gran gestor que es. Pero como jefe de la oposición ha sido un desastre, y no por él mismo, sino por el equipo que le ha acompañado y desprotegido durante estos últimos cuatro años.

Prueba de ello es que se ha escudado y apoyado en los líderes del PP valenciano, sabedor de que sus más cercanos, Angelito Acebes y Eduardo Zaplana, eran simplemente dos tomates de escaparate. Acebes ha logrado el ‘milagro’ de que el PP pierda votos cada vez que habla él. Posiblemente, como dicen muchos de sus correligionarios de Ávila, Mariano debió prescindir de Angelito tras los sucesos del 11-M.

En estos momentos se impone un congreso extraordinario en el PP, con toda la urgencia que sea posible. No se puede esperar hasta junio. El electorado ha dado un importante apoyo al partido que preside Rajoy, pero está roto por dentro y viciado en sus dirigentes. No hay más que mirar a muchas de las provincias. El PP precisa un líder, tras la correspondiente travesía del desierto; pero también precisa el cambio de muchos de sus dirigentes en provincias.

El PP no puede tardar en hacer la refundación; pero prescindiendo de los barones autonómicos, ya que muchos de ellos se dedican a las inauguraciones y a los canapés. Ha llegado un momento en que el PP no puede seguir arando con los bueyes que tiene. Ha agotado el camino. Ha sumido a once millones de españoles en la desesperanza y en la frustración.

Nadie puede poner en duda la honradez y la integridad de Mariano Rajoy. Estoy convencido de que no tiene más recorrido y sería un grave traspié que se presentara a la reelección en el congreso que se celebre. No puede condenar la ilusión de tantos millones de españoles. Le han asesorado mal y no le informan del excesivo conservadurismo y cerrazón que existe en el PP en provincias.

Mariano ha vivido engañado estos cuatro años. Ha permanecido rodeado de aduladores que, tras perder las elecciones, le ponen como chupa de dómine. Él no lo ve; pero alguien debe quererle bien y decírselo. Si no se marcha ahora, corre el riesgo de agotar a su partido y, en ese caso, cuando decida salir, puede verse obligado a cerrar la puerta y apagar la luz.

Las reuniones que se están celebrando en provincias, a espaldas de varios presidentes provinciales, solo persiguen la organización de la afiliación para abrir la puerta a Mariano. El fuego ha empezado en provincias y acabará quemando Génova. Me apuesto un completo.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris