Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Nueva “generación” a la vista

Pascual Falces
Pascual Falces
jueves, 13 de marzo de 2008, 00:07 h (CET)
Algo más de la media España “que vota” ha decidido con todo su derecho, que el país siga en manos del “peor Presidente” que ha existido (se retrata con Mohamed VI ante un mapa de Marruecos que incluye Andalucía y Canarias) desde que se puede elegir a los que gobiernan. Lo cual no quiere decir que el que hubiera elegido la “otra” mitad, lo fuera a hacer de modo menos malo. La Constitución, lo que llaman pomposamente la Ley suprema que rige el destino político de la nación española está carcomida, las termitas o las temibles polillas que todo lo llenan de agujeros, se han apoderado de ella.

Tomado en serio lo anterior, cuestión que es difícil saber hasta qué punto es bueno hacerlo, se deduce que el esquema democrático adoptado –una vez desaparecido por muerte natural el anterior jefe del Estado-, hace aguas y no redunda en beneficio de los cuarenta y cinco millones de personas que se las arreglan para sacar adelante su faena, y, con ello, sus obligaciones domésticas.

No es la primera vez que en la Historia se da una circunstancia comparable. La “Generación del 98” es el nombre con el que se ha agrupado tradicionalmente a un conjunto de escritores, ensayistas y poetas españoles que se vieron profundamente afectados por la crisis moral, económica, política, y social acarreada en España por el desastre de la pérdida de Puerto Rico, Cuba y Filipinas en el año 1898. Se inspiraron en la corriente crítica del “regeneracionismo” y ofrecieron una visión artística en conjunto. Miguel de Unamuno, Ángel Ganivet, Valle-Inclán, Jacinto Benavente, Carlos Arniches, Vicente Blasco Ibáñez, Gabriel y Galán, Serafín y Joaquín Álvarez Quintero, Pío Baroja, Azorín, Ramiro de Maeztu, Manuel y Antonio Machado, forman parte de un extenso y renombrado etcétera incluido en esa generación
La sensación de que España no volvería a ser lo que fue provocó esa unánime reacción intelectual. Se culminaba el declive iniciado con el ocaso del Imperio español en América. Aún así y todo, el pueblo llano, cuyos nombres nunca figuraron en la efímera gloria de las Letras, también participó de ella. “Más se perdió en Cuba” fue una frase acuñada en consecuencia y que sintetiza la resignación de quien “todo lo tuvo y todo lo perdió”. Lo mismo que le había sucedido siglos antes al “árabe español” cantado por Manuel Machado (Yo soy como las gentes que a mi tierra vinieron / -soy de la raza mora, vieja amiga del sol-, / que todo lo ganaron y todo lo perdieron. / Tengo el alma de nardo del árabe español.) Y, antes, pasó lo mismo con el hispano-romano que tanto relumbre había dado al Imperio de Roma. Y, buscando, aunque ya perdiéndose entre los siglos, a los celtíberos, y… a quienes, previamente, fueran los primitivos pobladores de la península ibérica.

Los afanes independentistas en la España “del” 2008, son manifiestos y anunciadas están sus respectivas consultas públicas de “autodeterminación”. Los “tradicionales” vínculos con las repúblicas hispanoamericanas se ven reducidos a los actualmente reforzados con Cuba y Venezuela. “¿Por qué no te callas?”... es un eco perdido entre los acuerdos, y tal vez incorporado al vocabulario como lo de Cuba más arriba mencionado. La “alianza de civilizaciones” suena a barruntos de que el Islam puede volver a por sus fueros, pero, sin la elegancia del “árabe español”.

La singladura de la nave hispana ha iniciado una deriva que le aleja de aquella previa que han sentido las generaciones que hoy se encuentran en el ocaso de su existencia. Otra generación, la del “2008”, tal vez sentirá parecido decaimiento a la del 98, y un afán regeneracionista surgirá con gloria para encarnar la España de “después”, la de siempre, sólo que en el siguiente capítulo de la Historia. Cabe preguntarse, ¿algo nuevo?... más bien no, como ya decían los latinos: “Nihil novum sub sole”.

Noticias relacionadas

Gobierno fallido de Quim Torra

Tras montar cementerios playeros ya se puede esperar cualquier cosa, cualquier idea y cualquier planteamiento por absurdo que sea

Una voz para los muertos

Uno de los más extraños episodios de la política norteamericana aconteció el 30 de mayo de 1934, cuando un congresista norteamericano acusó a los Rockefeller de haber encendido la chispa de la guerra del Chaco

Teoría de género bien entendida

¿Qué buscamos, la seguridad o la verdad?

Bandadas fantasmales

Hay demasiados fantasmas en activo, que toleramos de manera absurda

La fe

Una de las situaciones más difíciles que pasamos los cristianos se produce cuando tenemos que dar razones de nuestra fe
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris