Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Florentina o el arte de recordar

Ángel Sáez
Ángel Sáez
jueves, 13 de marzo de 2008, 00:07 h (CET)
“Yo soy yo y mi circunstancia; y si no la salvo a ella, no me salvo yo”. José Ortega y Gasset


Celebro sobremanera que tengas, Tina, recuerdos; y que éstos sean de todo jaez. ¿¡Qué sería de nosotros sin ellos!? ¿¡Y sin nuestros sueños, ilusiones y esperanzas!? ¿A qué quedaríamos reducidas las personas? A nada. Mientras tus ex compañeros y amigos pervivan en tu memoria seguirán estando vivos de alguna manera. Además, me peta mucho que des muestras bastantes de tu empatía, generosidad y simpatía. Son pocos, muy pocos, los selectos seres humanos que, a lo largo de su (larga o corta) existencia, aprenden a ponerse de verdad en el “cronotopos” (de esa guisa, con ese nombre conozco y denomino a la circunstancia orteguiana) de otro congénere o semejante. A ti, Tina, parece no costarte esfuerzo alguno. Diré más. No parece que sea una virtud adquirida, sino ingénita o innata.

Haces bien en recordar. Ergo, no tengo que perdonarte nada. En todo caso, al contrario; estoy obligado a darte las gracias por ser como eres, un luengo rosario de ejemplos excelentes, un extenso muestrario de dones inopinados. A mí, cariño, un día me embelesaste y “robaste” el alma; desde entonces, ahí anda la susodicha, prendida en la parte izquierda de tu pecho, aprendiendo exquisiteces comportamentales en una esquina o rinconcito de tu corazón.

Ayer, a mediodía, como otras muchas personas en sus propias casas, puestos de trabajo, ayuntamientos y/o plazas de España (intuyo), yo tampoco pude obviar/olvidar el rostro de la postrera víctima del último atentado de la banda mafiosa y sanguinaria ETA (María Ángeles, la esposa, y Sandra, la hija mayor del occiso, quienes llegaron a auxiliar a su deudo en los estertores de su peregrinaje por este valle de lágrimas –presuntamente, a las pocas horas de asistir a las exequias de su allegado, parecían haber asumido la desgracia, pero ¿cuándo se recuperarán del desgarrón, del mazazo, del macabro acaecimiento?; Dios quiera que sea cuanto antes-), que se llevó por delante la vida de un padre de familia y trabajador, Isaías Carrasco, ex concejal del PSE-PSOE.

Aunque huelga, no puede dejar de urdirte que te recuerda a muchas horas del día, siempre con inconcusa pasión, tu enamorado adorador,

Félix Unamuno.

Noticias relacionadas

El amarillo de la vergüenza

Varios países de la Unión Europea hayan aconsejado a sus ciudadanos “no viajar a la comunidad española de Cataluña”

Sentirse acompañado es esencial para avanzar

El mundo ha de ser más corazón que poder

El PP condenado a un penoso Vía Crucis

“En este espacio de la duda, he encontrado en muchas ocasiones una especie de emisario del destino que me indica un camino favorable, o también un barquero que lleva desde la ribera de la decadencia a la renovación” Pierre Rabhi

Deleuze

Deleuze fue un filósofo y teórico social que influyó decisivamente en el siglo XX

La huelga de jueces y fiscales

Ha sido un éxito y apoyo, pero pregunto ¿Ha habido Transición en la Justicia española?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris