Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Florentina o el arte de recordar

Ángel Sáez
Ángel Sáez
jueves, 13 de marzo de 2008, 00:07 h (CET)
“Yo soy yo y mi circunstancia; y si no la salvo a ella, no me salvo yo”. José Ortega y Gasset


Celebro sobremanera que tengas, Tina, recuerdos; y que éstos sean de todo jaez. ¿¡Qué sería de nosotros sin ellos!? ¿¡Y sin nuestros sueños, ilusiones y esperanzas!? ¿A qué quedaríamos reducidas las personas? A nada. Mientras tus ex compañeros y amigos pervivan en tu memoria seguirán estando vivos de alguna manera. Además, me peta mucho que des muestras bastantes de tu empatía, generosidad y simpatía. Son pocos, muy pocos, los selectos seres humanos que, a lo largo de su (larga o corta) existencia, aprenden a ponerse de verdad en el “cronotopos” (de esa guisa, con ese nombre conozco y denomino a la circunstancia orteguiana) de otro congénere o semejante. A ti, Tina, parece no costarte esfuerzo alguno. Diré más. No parece que sea una virtud adquirida, sino ingénita o innata.

Haces bien en recordar. Ergo, no tengo que perdonarte nada. En todo caso, al contrario; estoy obligado a darte las gracias por ser como eres, un luengo rosario de ejemplos excelentes, un extenso muestrario de dones inopinados. A mí, cariño, un día me embelesaste y “robaste” el alma; desde entonces, ahí anda la susodicha, prendida en la parte izquierda de tu pecho, aprendiendo exquisiteces comportamentales en una esquina o rinconcito de tu corazón.

Ayer, a mediodía, como otras muchas personas en sus propias casas, puestos de trabajo, ayuntamientos y/o plazas de España (intuyo), yo tampoco pude obviar/olvidar el rostro de la postrera víctima del último atentado de la banda mafiosa y sanguinaria ETA (María Ángeles, la esposa, y Sandra, la hija mayor del occiso, quienes llegaron a auxiliar a su deudo en los estertores de su peregrinaje por este valle de lágrimas –presuntamente, a las pocas horas de asistir a las exequias de su allegado, parecían haber asumido la desgracia, pero ¿cuándo se recuperarán del desgarrón, del mazazo, del macabro acaecimiento?; Dios quiera que sea cuanto antes-), que se llevó por delante la vida de un padre de familia y trabajador, Isaías Carrasco, ex concejal del PSE-PSOE.

Aunque huelga, no puede dejar de urdirte que te recuerda a muchas horas del día, siempre con inconcusa pasión, tu enamorado adorador,

Félix Unamuno.

Noticias relacionadas

El mundo se acrecienta de víctimas

Solidaricémonos al menos con su poética mirada

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVIII)

Ningún libro de historia es “definitivo”

De mal en peor

En el homenaje a las víctimas de los atentados, miles de personas le dedicaron un sinfín de improperios

¿Se está gestando una Revolución de Colores contra Erdogan?

¿Se está gestando el Magnicidio de Erdogan?

Cataluña

Con lo que me gusta Cataluña y he llegado a sentir “vergüenza ajena” de los catalanes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris