Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Reflexión de más

Pascual Falces
Pascual Falces
martes, 11 de marzo de 2008, 06:58 h (CET)
Tal y cómo se acostumbra a decir en columnas y gacetillas lujosamente denominadas de “opinión”, cuando estas líneas se cuelguen en la red como “ropa tendida por trabajadora mujer” (al decir de un clásico), ya será publico el resultado de la jornada electoral. ¿Qué necesidad, entonces, de ponerlas en la “cuerda de tender”? Lo “suyo” sería, como acostumbra a decir Epifanio cuando algo es “lo” adecuado, lanzar exclamaciones a favor o en contra del ganador según las preferencias viscerales.

Más, esta ventilada columna, que otea el panorama desde los riscos del macizo central de la península ibérica, se siente obligada a echar su cuarto a espadas en el perfeccionamiento de la nación (con insolente modestia). Sabido es de todos que la democracia, bueno, es un decir, más bien una especie de sistema con barniz democrático, sirve como norma de convivencia entre las gentes de la península, a excepción de Portugal y Gibraltar, y mal que les pese a los llamados nacionalismos emergentes (que emerge: acción de salir o aparecer una cosa de detrás o del interior de otra como si brotase de ella. María Moliner)

De modo muy inteligente, casi rayano en el perfeccionismo, el sistema electoral tan denostado por quienes “ven” que, con tal procedimiento el país sólo se dirige a encallar en las rocas de la costa histórica, dispone de un compasivo “día de reflexión”. Con él se pretende dar a entender cuánto se respeta al ciudadano, dejándole 24 horas de silencioso retiro para que “reflexione” acerca de lo que le parece más a propósito para ser votado de cuantos gestos y palabrería le viene queriendo acosar desde mucho tiempo atrás; lo más seguro, desde el día siguiente a las anteriores elecciones generales.

Visto así, sin duda que el tal “día” resulta digno de elogio, vamos, lo que se dice… ¡un acierto! Sin embargo, el decir de los castizos, luego “viene el tío Paco con la rebaja”, y la recomendable jornada de reflexión se cae por los suelos como el cántaro del cuento de la lechera. En algún oscuro conciliábulo se ha descubierto ese punto vulnerable de la estrategia electoral en España. Como consecuencia, el terrorismo ha hecho acto de presencia en estas elecciones, y en las anteriores. De modo criminal, la sangre inocente se ha derramado para influir en la opinión pública en un momento, día, y hora, tan sensible como el que es objeto de esta columneja. La vulnerabilidad, por tanto, es manifiesta; se sabe con muchos meses de antelación cuál es el día en que la gente tendrá tiempo para pensar la identidad del voto, e, incluso, su presencia, o no, ante la urna electoral.

Esa fragilidad hace que haya de ser incluido entre los detalles a modificar en la Ley que regula los comicios. Y, por otra parte, existe otro modo de reconsiderar su configuración: si para una inmensa mayoría de españoles la campaña electoral está casi de más, porque su voto está ya elegido y viene determinado por los viejos tiempos de reyerta entre romanos y cartagineses, se excusa decir que esas veinticuatro horas previas, sobran. Tal vez, tan sólo sean útiles para quienes quieren perturbar ese día fijado para el recogimiento, la distracción, el silencio, o ¡el respiro!... después de la gran matraca de toda la campaña.

Noticias relacionadas

Jaque al Rey

Borbones en entredicho

¿En qué España nos han metido ustedes, señores?

“Madero ha soltado al tigre, a ver si puede domarlo” Porfirio Díaz

Gentes con entusiasmo

¡Qué misión más bella la de salvar vidas!

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXIV)

La piedad es nuestra; la fe, de Dios

Casas malditas

P. Alejandre, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris