Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Unidad y Consenso

Josep Esteve Rico
Redacción
lunes, 10 de marzo de 2008, 07:14 h (CET)
Descansa en paz, Isaías Carrasco, compañero y demócrata. Hoy, como con cualquiera de las anteriores víctimas, todos somos Isaías. Por unos días, estaremos hablando de tí porque éstas han sido unas elecciones manchadas de sangre. ETA volvió a sacudir los cimientos de la Democracia y del Estado de Derecho asestando un duro golpe bajo a la convivencia y a la soberanía popular, a los ciudadanos. ETA se manchó de sangre inocente con el agravante de que lo hizo a unas horas de concluir la campaña electoral, a poco de la jornada de reflexión y a dos días de las elecciones. Algo sumamente peligroso y con profundo significado socio-político y que esperemos no traiga negativas consecuencias sino todo lo contrario: la anhelada unidad de todos los partidos y políticos democrátas frente al terrorismo de ETA, mayormente entre el próximo nuevo Gobierno y la Oposición.

Se lucieron los etarras. Si quisieroncargarse o interrumpir la campaña electoral, lo lograron. Si desearon que el atentado y la muerte de Isaías empañaran la campaña y las elecciones, lo consigueron. Las elecciones generales del 2008 serán recordadas lamentablemente por este atentado. ETA dejó su "regalito" o su macabro "recuerdo" quizá en venganza ante las reiteradas negativas a negociar y a dialogar que durante la campaña electoral han lanzado los dos principales candidatos Zapatero y Rajoy y sus respectivos partidos, PSOE y PP.

Zapatero reflexionó y por ello endureció su postura. Si intentó lograr la paz mediante el diálogo tomando como modelo el caso irlandés del IRA, -fue legítimo y tuvo derecho a intentarlo aunque quizá pecó de idealista y de moderado- aprendió la lección, se mantuvo firme sin ceder, sin negociar. Rajoy siempre defendió la no negociación y el no diálogo con ETA, por eso es de esperar que no varíe su posición. Dos legítimos modos de ver el problema. Afortunadamente, ambos, en este caso, sí que coincidieron y fue positiva esa unidad de acción conjunta que se vió en el funeral de Isaías Carrasco. Una unidad que no deberá romperse nunca más.

Resultó de lástima y de pena que una víctima "reconciliara" en materia de lucha contra el terrorismo etarra a los dos principales líderes políticos nacionales, especialmente, tras una legislatura de ruptura de consenso en este importante tema por muchas razones que justificaran la desunión entre las correspondientes políticas anti-terroristas de Zapatero y Rajoy.

Que tuviera que morir alguien para que nuestros líderes se unieran contra este cáncer que hace peligrar la Democracia, fue para llorar. De pena, de rabia, de indignación. Que a consecuencia de una muerte decidieran ir juntos en esta guerra contra ETA, suena ahora frívolo e hipócrita. Se merecen un tirón de orejas y un acto público de contrición y de "mea culpa" por estar tanto tiempo desunidos. En absoluto les culpo del atentado. No tuvieron culpa del asesinato de Isaías pero sí de que el consenso en política anti-terrorista no existiera en esta legislatura y ambos tendrán sus respectivas responsabilidades y culpabilidades en ello, de las que deberán reflexionar y extraer moralejas para repetir dicha ruptura de unidad de acción contra ETA.

Isaías, conciudadano, compañero, camarada...amigo. Que tu muerte no haya sido en vano por la Unidad y el Consenso. Por la Paz y la Democracia.

Noticias relacionadas

Platón y el conocimiento

En la actualidad se sabe que la vitamina D interviene en variados procesos fisiológicos del organismo, tanto metabólicos como endocrinos e inmunológicos e incluso, estudios observacionales, sugieren una posible relación de la deficiencia de vitamina D con el desarrollo de algunos tumores.

A contracorriente

Lo que has de reprochar, antes de hacerlo a otro, corrígete a ti mismo por si acaso

Me quedo con Houellebecq

Neorreaccionario, xenófobo, misógino, islamófobo, neofascista, adicto al sexo… Un deshecho de virtudes que adjetivan a uno de los escritores más vendidos de Francia: Michel Houellebecq

Ternura

En los tiempos históricos e histéricos que vivimos, se me hace “raro” escribir sobre la ternura

El sermón final de San Óscar Romero sigue resonando en la actualidad

Ante una orden de matar que dé un hombre debe prevalecer la ley de Dios que dice ‘No matarás
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris