Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cesta de Dulcinea   -   Sección:   Opinión

D. Manuel Callejas y D. Manuel Parras: Profesores de adultos y algo más (I)

Nieves Fernández
Nieves Fernández
sábado, 8 de marzo de 2008, 23:49 h (CET)
Pues no, desgraciadamente esta semana no traigo a estas páginas un decálogo, como era previsible, aunque si lo hubiera traído, tendría que haberse llamado el Decálogo del Excelente Profesor.

Tanto D. Manuel Callejas, fallecido recientemente, como D. Manuel Parras, fallecido también hace unos meses, lo cumplirían con las mejores notas.
Es posible que no sea necesario dar las gracias a un maestro o profesor. Tal vez ni lo esperan. Si de todo profesor se dice que lo mejor que puede hacer es predicar con el ejemplo, al finalizar el proceso de enseñanza aprendizaje, (si es que algún día finaliza ese difícil proceso), debería ser al contrario que el alumno debería igualmente dar ejemplo al menos de agradecimiento.

En este día en el que se ha de votar un nuevo gobierno y en el que no se debería ni escribir ni hablar de política pero sí parece que estamos obligados a reflexionar sobre temas políticos, me gustaría recordar aquellos momentos en los se iniciaba la democracia en España.

He de decir que las dos muertes las he sentido por igual, fueron dos de mis grandes y queridos profesores, con eso se dice todo, formaron parte de mis primeros años y eso no es fácil de olvidar. Ahora que ellos dos han fallecido, me viene a la memoria una imagen lejana: D. Manuel Callejas, simpatizante o miembro activo de un partido de centro derecha. y D. Manuel Parras, simpatizante o miembro activo de un partido de izquierdas, ambos comentando amistosamente sobre el futuro político de España. Recuerdo la alegría de sus conversaciones al darse el relevo en la hora de clase, la ilusión sobre el mucho trabajo por realizar, las expectativas... Del primero recuerdo que fue concejal de Cultura y alcalde de Almagro, en su mandato dio la bienvenida oficial a los Reyes de España, en su primera visita de los Monarcas a la ciudad de Almagro y fue testigo en 1978 de la primera reunión preautonómica celebrada en la Iglesia de San Agustín, justo un mes antes de quedar constituida la Autonomía de Castilla - La Mancha, pero no sólo quiero hablar de esos temas. De Callejas recuerdo, (al llamarse igual los dos, los alumnos los nombrábamos por los apellidos) que trataba con gran respeto a sus alumnos y explicaba las matemáticas como nadie, con una gran paciencia, haciéndote trabajar a conciencia. De Parras, recuerdo que explicaba muy bien el francés, mi primer francés, y las naturales, y la lengua y la literatura y sobre todo recuerdo el aroma de su tabaco rubio, porque aún se podía fumar delante de los alumnos aunque fueran menores aunque por el sistema educativo nos llamaran adultos. Recuerdo como encumbraba a los alumnos con exageración.

Iba a decir que profesores así ya no quedan, pero estoy segura de que no es así, sí que quedan, pero ¡ya ven!, ellos eran los míos, quizá el sistema educativo actual no les deja darse a conocer como tales, porque actualmente el colectivo está desprestigiado y silenciado, importan más los alumnos con sus violencias, ¿bulling le llaman?, con su fracaso escolar, con su escaso esfuerzo, con su negativo protagonismo...

Noticias relacionadas

No es lo mismo predicar que dar trigo

La demagogia es la hipocresía del progreso

Los pronósticos se cumplieron. España sumida en el desconcierto

“Acepta. No es resignación pero nada de hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar” Dalai Lama

A vueltas con la justicia

Desde el Código de las Siete Partidas a nuestro sistema punitivo actual han pasado siglos pero, a mi entender, sigue siendo bastante deficiente

Pedro Sánchez no aprende

Su irresponsabilidad es un hecho hasta el punto de estar organizándose el partido para celebrar un cónclave y hacerle ver las desventajas y la insensatez de presentar ahora una moción

Verdad y política, dos caminos enfrentados

No existe razón alguna válida donde la política pueda hacer excepción de su exigencia de verdad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris