Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   A pie de calle   -   Sección:   Opinión

Colores urbano-políticos y las posibles mezclas

Paco Milla
Paco Milla
sábado, 8 de marzo de 2008, 05:07 h (CET)
Resulta que meditando, me fui abstrayendo y acabé levitando.

Tómenselo a broma, pero estuve ausente dos semanas, de este mi país. Pero eso si, sin salir de casa.

Lo hago de vez en cuando, desconecto, medito, levito y así, no me irrito.

Observen ustedes que, curiosamente, nosotros, los antiguos orientales reencarnados, llamamos meditación a… ¡dejar la mente en blanco!

Hay que “joerse”. Pero claro, a esto nadie se atreve a llamarle contradicción, sino sabiduría en grado sumo.

Hoy he regresado de mi viaje… ¿astral? no, no, mi levitación, tuvo el límite del techo de mi morada, que casualmente linda con el suelo de la vecina del segundo.

Nada mas aterrizar y después de saludar a la familia, fui fiel a mi costumbre de dar unas caladas a un purito, ya mediado, que desde el cenicero me reclamaba en el alfeizar de la ventana, por aquello de no llenar de malos humos, la cueva donde habitamos.

Asomome a la finestra o windows y encuentrome, que el paisaje de mi calle ha cambiado e inmediatamente, preguntome el motivo.

Han colocado unos paneles, donde aparecen rostros que no conozco. Incluso en las farolas han colgado fotos de personas, pequeños palios, que el viento mece, la lluvia moja y el sol decolora.

¿Qué harán ahí y quienes serán?

Pienso que quizás son las faces, de aquellos que, no pudiendo pagar la hipoteca, solicitan ser adoptados por familias con posibles.

“Manolito Urdiales solicita ser adoptado de forma urgente por haber sido embargado por impagos… o Margarita Ojoslindos, se ofrece como traductora en horas de ocio, a cambio de cama con derecho a baño”… imagino que pone al pie.

Todo es confusión y no comprendiendo, viajo hasta el dormitorio, donde sobre unos libros, fallecidos temporalmente, desde que se cerraron por última vez, yacen las gafas de lupa, adquiridas en la Semana Negra mas reciente, bajo la grada sur del Molinon, a unos peruanos, que parlaban en marroquí, con unos congoleños y que curiosamente, remataban sus frases con coletillas propias del bable de Tapia del Casariego, siendo su entonación típica e inconfundiblemente de Llanes, no sin cierto “remember” aragonés, por aquello de “mañico, ¿que pasa pues?, que pronunciaban cada 20 segundos.

A esto se le llama… “habitantes de la aldea global”. Pero bueno, gafas al fin y al cabo, (a pesar de las cuatro líneas amorfas e innecesarias que anteceden).

Apoyando los anteojos, sobre mi protuberancia nasal, alcanzo a leer: “Llamazar…es…mas”. “Con cabeza y corazón, el 9-M, dame la razón” … y “mis cejas en V invertida… la única salida” .

Joer joer, pero si son políticos. ¿Acaso ya tocan elecciones? Pero si parece que fue ayer.

El prefecto orden democrático, fue desfilando mientras el purito era consumido… llegaron unos chavales, aun imberbes, arrancaron los carteles de los paneles y colocaron aquellos que portaban en sus carros de compra, realizando de esta honrada manera, el trabajo por el que eran remunerados.

A los cinco minutos, unos moteros, sin molestarse en arrancar los aun húmedos de engrudo, pegaron sobre estos, otros de diferentes colores y apareciendo por la esquina sigilosamente cuatro chavalillas de hundidas gorras, inundaron los tableros con mas papel, añadiendo una mano de barniz, para que los siguientes, resbalaran en su intento de sobreponer, sobre la foto de su líder.

Posé las gafas y pedí a la jefa de mi casa los prismáticos, para divisar minimamente, en aquella amalgama de colores y rostros y ante mis ojos apareció el siguiente mensaje: PPOEU.

Y fue entonces cuando caí en la cuenta, de que se había creado el “Partido Popular Obrero Español Unido” y me dije, joer, joer ¿qué me estará pasando? Esto debe ser, la alianza de las “cartelaciones”, de la que tanto oigo hablar.

Yo siempre creí, aquello que me habían enseñado en mis adolescentes clases de plástica (y mira que me lo repitieron veces)… si el rojo lo mezclamos con el azul, el resultado es…¡los verdes!

Pues no señor, la mezcla, hace el…PPOEU. Si es que queramos o no… cada día se aprende algo nuevo. Y paro aquí, porque es que, si sigo, me lío aun mas. Oigan, hay días en que los artículos, o no salen, o salen… como salen. Pues eso. Aquí me paro.

Noticias relacionadas

hasta qué punto falla la vigilancia

Este artículo de opinión es el segundo de cuatro para analizar el fenómeno de los refranes

Cataluña intenta desprestigiar a España

¿Hasta qué punto falla la vigilancia?

Quebrantos delictivos

Si diluimos las normas, diluimos las leyes y diluimos los razonamientos; nos evaporamos como personas

Amnistía Internacional y los tres de Altsasu

La Doctrina Aznar

La dignidad de una generación

La generación de nuestros mayores es la que vuelve a alzar su voz para vergüenza de quienes callan
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris