Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Si no fuera por lo que está en juego

Jesús Domingo Martínez
Redacción
viernes, 7 de marzo de 2008, 07:09 h (CET)
Estamos observando que, desgraciadamente, la tensión y la dramatización anunciadas involuntariamente por Rodríguez Zapatero, están marcando la campaña y, con ello, lo que debería ser un gran debate nacional sobre nuestro futuro. El PSOE sigue intentando movilizar a la franja extrema de su electorado, y para ello genera la malhadada tensión, arremetiendo contra la Iglesia y tratando de situar al PP en la extrema derecha.

Los debates empezaron con la economía, es lógico, aunque encuentro a faltar verdadero debate, sin negar que esta debe ocupar un papel importante en la campaña, pero también es necesario debatir sobre la cuestión nacional, sobre la forma de afrontar el cáncer del terrorismo, y sobre la educación y las cuestiones de sentido, como la laicidad, la familia y la bioética. No es hora de caer en provocaciones fáciles, sino de comprobar la altura de miras y la capacidad de liderazgo de los candidatos.

Si no fuera porqué lo que nos jugamos está entre lo malo (falta de propuestas del PP) y lo peor (hasta donde llegará el PSOE si gana), mi idea sería no votar o hacerlo en blanco. Sintiéndome responsable no haré ninguna de las dos, iré a votar con responsabilidad, eso si: a partidos minoritarios o como mal menor.

Noticias relacionadas

El histrionismo de P. Sánchez, muestra de la peor demagogia

“Enséñale a ignorar los gritos de las multitudes que solo reclaman derechos sin pagar el costo de sus obligaciones” Abraham Lincoln

Usar la libertad y la razón para ser personas

Cuidado con las ideas que tratan de imponernos

Gobierno y la campana Montserrat

Dolors fue la campana salvadora

Rufián situacionista

La política institucional ofrece diariamente los más chuscos espectáculos

Planck y el cálculo

Max Planck revolucionó la Física de su tiempo y es un modelo de integridad moral
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris