Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Se han cabreado

Pascual Mogica
Pascual Mogica
viernes, 7 de marzo de 2008, 06:42 h (CET)
Sin duda alguna la plana mayor del PP se ha cabreado. Las encuestas no les andan bien y ahora solo faltaba lo del cara a cara Zapatero-Rajoy. Por cierto hay un rostro que nunca olvidaré: la sonrisa, si a aquella mueca se le podía llamar sonrisa, de Ángel Acebes, resaltando la “buena” intervención de Rajoy en dicho debate. Las cosas no les vienen de cara y hace unos días la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, decía, con su voz aguardentosa, que la quema de unos cuantos contenedores en la capital del Turia, protagonizada por una pandilla de gamberros que actuaron entre las 12 de la noche y las tres de la madrugada, era culpa era de Zapatero. Igual que hizo Rajoy en el debate celebrado en el Palacio de Congresos del Ayuntamiento de Madrid el pasado lunes. Hasta de la guerra de Iraq culpó Rajoy a Zapatero. El colmo. Antes de gobernar Zapatero ningún gamberro había incendiado un solo contenedor.

Un energúmeno que encabeza la lista del PP por Albacete, Sixto González, decía en un mitin que Zapatero daba dinero a ETA para que esta contratara a matones para matarnos a todos los españoles.

No obstante, yo destacaría de todo esto lo que sobre el libro blanco que Zapatero presentó en el debate ha dicho Fraga: “Me gustaría tener una copia para usarlo como papel higiénico”, dijo el viejo ministro de Franco. Aguanta bien don Manuel, otros a su edad ya usan “dodotis”. Por lo visto todavía no le tiembla el pulso y eso, de momento, aún le sirve para poder “asearse” el trasero sin que nadie tenga que ayudarle, lo cual nos da a entender que parte de sus facultades mentales le funcionan, al menos las que ordenan el movimiento de una brazo y su correspondiente mano y de determinado dedo de esa mano, el resto de funciones cerebrales “tururú que te vi”. Es por ello por lo que no se le puede tener en cuenta su grosería, su mala educación y su falta de respeto. “Virtudes” todas ellas que cosechó en sus años de ministro franquista. ¡Pobre viejo chocho! ¡Hasta donde le lleva el cabrero!

Noticias relacionadas

Iglesias se hace con el control del gobierno español

“Los líderes adictos al poder son fáciles de detectar…La forma de vivir de estos líderes es siempre en estado de alerta y a la defensiva, en una serie de maniobras competitivas” Amy Leaverton

El martirio de los días para algunos

El talento hay que transformarlo en genio, y tampoco tenemos otro modo de hacerlo, que injertando decencia en la labor

Aciago y embarazoso 12-O para Pedro Sánchez

J. Cruz, Málaga

La semántica y la fonética

V. Rodríguez, Zaragoza

Aforados y "aforahorcados"

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris