Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

Después de 9 de marzo la realidad pondrá las cosas en su sitio

Miguel Massanet
Miguel Massanet
viernes, 7 de marzo de 2008, 06:42 h (CET)
No sé lo que va a ocurrir esta noche en el debate entre Zapatero y Rajoy. Estoy convencido de que va a ser un cara a cara a cara de perro, si me permite la expresión; porque ambos saben perfectamente lo que se están jugando en este envite. Pero debo confesarles que me temo que, como decían los romanos, “la suerte ya está echada” porque en esta España, que lleva camino de dejar de serlo; en este país lleno de contradicciones y cuya población se rige mayoritariamente por impulsos emocionales, por los prejuicios heredados de verdaderas sagas familiares que todavía se alimentan de los desencuentros de la Guerra Civil y por este instinto de autoprotección que convierte a los ciudadanos en verdaderos caracoles hermafroditas que prefieren encerrarse en sus caparazones de comodidad que poner en funcionamiento el cerebro para analizar la situación del país. Poco podemos esperar de lo que se llama “instinto de supervivencia” de lo españoles, que tan provechoso les ha sido a países como Alemania y Francia cuya ciudadanía, ante situaciones extremas, ha sabido reaccionar provocando que con sus votos gobiernos débiles e ineficaces hayan caído y contribuyendo a elevar al poder aquellos ejecutivos capaces de sacar a la nación del peligro de caer en manos de los revolucionarios de siempre, de las hordas de los antisistemas y de las garras del comunismo frentepopulista que, por muchos fracasos que sufra, siempre se resiste a desaparecer, como podemos observar recientemente con los ejemplos de Uruguay, Venezuela, Bolivia y Cuba.

Es evidente que el Gobierno lleva meses intentando, por todos los medios a su alcance, que no son pocos, distorsionar la realidad, camuflar sus deficiencias y ocultar los agujeros, que cada día se hacen más visibles; provocados por una gestión oportunista, a salto de mata, sin un plan estudiado y preconcebido, como se ha demostrado en temas tan candentes como la lucha antiterrorista ( primero pacto luego persecución acérrima) en las cuestiones autonómicas ( cesiones a los separatistas de Catalunya y País Vasco) la actuación desquiciada y sainetesca del ministerio de Fomento con sus fracaso en Barcelona y las bufonadas de la señora Magdalena Álvarez, el paradigma de la incompetencia y de la desfachatez. Por si no bastara ha conseguido reavivar el enfrentamiento entre los españoles con su proyecto de Memoria Histórica que, para remate, ha sido encargado a una serie de personalidades extranjeras todas ellas afines a las ideas de izquierdas y a los más trasnochados prejuicios demagógicos respecto a lo que fue en realidad la situación de la República de 1931 y el simulacro de República que fue la del febrero de 1936.

Lo que no han conseguido ocultar a los votantes; lo que intentan a toda costa reducir a un episodio ocasional, sin repercusiones en el futuro y lo que tergiversan con datos falsos, declaraciones rimbombantes del señor Solbes y estudios falseados del ministerio de Trabajo, es la crisis que se nos está viviendo encima. Los caracoles, los que no quieren enterarse de lo que está comenzando a producirse en España y los fanáticos del socialismo, no han caído todavía en la cuenta de que, más tarde o más temprano, por mucho que se quiera dorar la píldora con los embustes y las desinformaciones, lo que se viene anunciando desde hace meses – que ya está causando la caída en masa del sector de la construcción –, lo que eleva la tasa del paro en todo el país y lo que ya está comenzando a despertar la alarma en todas las instancias económicas de la nación, la recesión de la economía no va a ser una flor de un día que se va a solucionar simplemente con la subida de los socialistas al poder el 9mde marzo; no, no se tomen el placebo que les da ZP y los suyos para despejar su mente de los nubarrones que ya están descargando la tormenta del desempleo, el encarecimiento de la vida y el cierre de empresas; no se tomen en serio esto de que España está bien y dd que todo son augurios negativos de la oposición, porque, señores, la realidad la tenemos en el día a día, vean ustedes los continuos expedientes de regulación de empleo; contemplen abochornados como el ministro Clos tiene que hacer de mangas capirotes para, presionando a la banca, utilizando la presión del Gobierno, impedir que una empresa constructora de la dimensión de Habitat tuviera que hacer suspensión de pagos. Pero es inútil, por mucho que se quiera pintar el decorado del arco iris del optimismos la trastienda, el bagstage, están desmoronándose y aquí tenemos el ejemplo palpable de una inflación del 4’1% que algunos quieren vender como estable pero se olvidan que en el resto de Europa está casi un punto más baja. Nos engañan porque queremos ser engañados, no queremos renunciar a la vida muelle de estos años de bonanza económica y preferimos creer a los que nos dicen, como el inefable Fernández Bermejo, que la vida está llena de sonrisas y que los del PP son los que prefieren instalarse en el catastrofismo. Lo malo es que esto que el señor ministro llama catastrofismo los que estamos firmemente asentados con los pies en la tierra, le llamamos realismo económico; dura y pura evidencia de la situación de España entrampada internacionalmente y con un déficit den balanza de pagos de cerca de 200 mil millones.

Pase lo que pase en el debate de esta noche, sean cuales sean los argumentos esgrimidos o sea declarado vencedor el uno u el otro, la evidencia de que España está en situación de crisis no va a cambiar. El gobierno que salga de las urnas del 9 de marzo, sea del color que sea, se va a encontrar con el “marrón” sólo que entonces ya no será posible ocultar por más tiempo a los ciudadanos la realidad de nuestra economía. Que se vayan despidiendo los incautos de los “regalos” y de las dadivosas promesas pre-electorales, porque a partir del día de las elecciones entrará en liza el famoso “Tio Paco con la rebaja” y los cuentos de color de rosa y las sonrisas pasarán a mejor vida. Entonces veremos de verdad cuales son las armas del ejecutivo para enfrentarse a la situación. Si nos hemos equivocado al escoger quien deberá gestionar la crisis que tenemos encima más vale que empecemos a pensar en emigrar a las antípodas, con los canguros, porque sobre España puede que caigan las siete plagas de Egipto.

Noticias relacionadas

¡Cuidado con Sáez de Santamaría! Sería el mayor error elegirla

Ella ha sido, sin duda, parte importante de las causas del fracaso del PP en el tema catalán

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XIII)

"Los trapos sucios se lavan en casa", se repite mucho en el Opus Dei, en referencia a todas estas desgracias

Corresponsabilidad

Amar al prójimo como a uno mismo es la máxima expresión de corresponsabilidad

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XII)

A ellos (a los miembros del Opus Dei) no se les "ofrece", sino que se les obliga a tener esa dirección espiritual

La ministra de Justicia cree en milagros

¿Novata o inexperta?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris