Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Carme Chacón y el infierno

Lucía Rivera (Barcelona)
Redacción
miércoles, 5 de marzo de 2008, 08:42 h (CET)
La socialista Carme Chacón ha acusado a la Iglesia de "volver al infierno, y de alejarse cada vez más de los tiempos". ¿Consistirá el progreso en desarticular el matrimonio, aceptar la promiscuidad preservativo en mano o negociar con ETA?

El verdadero desarrollo del ciudadano está en ser fiel a las leyes que fueron puestas para su salud mental y espiritual. Y la Iglesia conoce cuales son pues su fundador y promulgador fue nada más y nada menos que Dios. Él nos creó y nos defiende con ellas de los depredadores falsos que buscan la destrucción del hombre por el derribo de lo moral. Que nadie se engañe: Dios quiere a su criatura y la protege, pero para recibir esa protección hay que acercarse a su Iglesia. Y los socialistas se han constituido en sus enemigos: enemigos de Dios, enemigos de la Iglesia, enemigos del hombre.

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXIX)

Mala cosa es enseñar los galones solamente; o peor, vivir de las rentas

El Gobierno impasible ante las amenazas a España

Sánchez resucita a Franco y Calvo minimiza la amenaza de Torra

Aquelarre monárquico en Barcelona

Hooligans sin respeto por las víctimas

Dios es grande

Sin la presencia del Padre de nuestro Señor Jesucristo las mujeres violadas difícilmente superarán el trauma de la fechoría cometida contra ellas

El mundo se acrecienta de víctimas

Solidaricémonos al menos con su poética mirada
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris