Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Con el telar a cuestas   -   Sección:   Opinión

Ce matin, je vous salue, ma Tine

Ángel Sáez
Ángel Sáez
miércoles, 5 de marzo de 2008, 05:42 h (CET)
(CET ANGE GARDIEN EST AVEC VOUS, MA VIE)

Mi vida:

Tenemos un rico y estupendo idioma, el español, para decirnos todo lo que queramos, verbigracia, todo lo que nos queremos, sin tener que meternos en camisas de once varas. Yo, Tina, a pesar de que fue la lengua extranjera que siempre estudié, hace mucho, muchísimo tiempo, que no uso el francés.

(Abro en este punto un aparte. He tenido que interrumpir el e-mail que te estaba urdiendo, porque me ha llamado al móvil el “plurilicenciado” sobre el que urdí un par de cosas (me acaba de confesar que tiene enmarcado uno de los textos que escribí en torno a su persona) otrora, hace la friolera de ¿dos o tres años? Quiere invitarme a comer en el “Remigio” (un restaurante tudelano, de cierto prestigio gastronómico) y que le haga una especie de entrevista. La verdad es que me tiene mosqueado el hecho de que un redactor de Heraldo de Aragón me escribiera entonces, con ocasión de haber publicado los tales, un correo para decirme que el “polierudito” en cuestión había sido abogado, pero que lo del resto de licenciaturas era una pura fantasía, un cristalino trampantojo suyo. No sé qué pensar. Cierro aquí el aparte.)

De acuerdo, cuando vayamos a la capital francesa, llamaré a Christian, el marido de Raquel, que viven en la Ciudad de la Luz, para que sea nuestro cicerone. No sé tú, pero yo no he estado nunca en París.

Acabo de recibir tu SMS. Yo también. Ídem. No sabes cuánto.

Puedes estar segura de que te seré fiel, como el hornero, pájaro de buen agüero, siempre que o mientras no me impidas darte tres, treinta o mil novecientos sesenta y dos ósculos, de variopinto jaez, a diario, antes de conciliar el sueño (ni esporádicamente, muy de cuando en vez, al despertar). Te parecerá mentira, Tina, pero voy a intentar aprovechar al máximo esta segunda oportunidad que me ha dado la vida de poder disfrutar mi juventud contigo. Pues, como dijo Victor Hugo, “los cuarenta son la edad madura de la juventud; los cincuenta la juventud de la edad madura”. Intuyo que ambos andamos deficitarios en muestras de ese festín que debe ser compartir con quien amas de veras orgasmos de todo tipo.

Yo sé que te amo porque deseo compartir los espacios y el tiempo que me reste de vida contigo, a tu lado.

Ojalá que los resultados sean los menos malos. Pero, si son malos, en términos absolutos, no quedará otro camino que combatir con denuedo la enfermedad. No habrá mejor opción que arrostrar el hecho y procurar ponerle pronta o paulatina solución al problema.

Te agradece sobremanera que le quieras quien te adora, ama y venera, tu

Félix Unamuno.

P. S. Sólo quiero iterarte algo que te trencé otro día; que eres lo mejor que me ha pasado y que lucharé para favorecer, hacer o que pueda ser compatible tu amor de madre y abuela con tu amor a quien te ama incondicionalmente, este aprendiz de tantas cosas, sobre todo, de hornero y de (rui)señor.

(Adenda. Como usted, desocupado lector, habrá colegido con lógicas congruencia y sensatez, esta urdidura o “urdiblanda” es una ficción. Últimamente, según uno de mis amigos del alma, el más provocador de los mentados –ergo, yo le haría escaso caso a cuanto airee o largue por su mui- cada día que pasa me da más por combinar o mezclar un porcentaje mayor de datos procedentes de la realidad con otro menor de los mismos, dimanantes de mi capacidad para la imaginación; o viceversa.)

Noticias relacionadas

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas

El barco escoba

El Aquarius se ha convertido en el barco escoba del Mediterráneo

Jaque al Rey

Borbones en entredicho

¿En qué España nos han metido ustedes, señores?

“Madero ha soltado al tigre, a ver si puede domarlo” Porfirio Díaz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris