Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis en profundidad   -   Sección:   Opinión

Chipre: ¿nueva Cuba?

Isaac Bigio
Isaac Bigio
miércoles, 5 de marzo de 2008, 05:42 h (CET)
El domingo 24 se eligieron nuevos presidentes en la mayor isla-Estado del Caribe (Cuba) y en la del Mediterráneo (Chipre). Raúl Castro reemplazó en el cargo a su hermano Fidel, quien comanda Cuba desde 1959. En Chipre el Partido Comunista sacó el 53% de los votos y su jefe Demetris Christofias será el sexto presidente electo de esa república (independiente de Londres desde 1960) y el primer mandatario "marxista-leninista" en la historia del Medio Oriente y de la cincuentenaria Unión Europea (UE).

Christofias, pese a ser pro-Castro, proclama que no "cubanizará" a su isla y que mantendrá la democracia y el mercado tal y cual lo han hecho su partido al detentar la alcaldía capitalina y varias carteras del gobierno saliente de Tassos Papudopoulus, los diversos ministros comunistas que tuvieron Italia o Francia o los mandatarios electos de los partidos comunistas en otras dos pequeños Estados europeos: San Marino y Moldavia.

Empero, este "Allende heleno" sí pretende alterar radicalmente el status de su país (ubicado en el entrecruce entre dos de las placas geopolíticas más volcánicas que hay: la del oriente cercano y la balcánica). El demanda acabar con la partición de 1974 (cuando la junta militar de Grecia impulsó un fallido golpe para poder anexionarse Chipre y Turquía invadió su noreste) y remover a todas las tropas extranjeras (las 30,000 turcas que ocupan un 37% de la isla, la de las bases británicas que hay en el 3% de su territorio y las de la ONU).

Si Turquía se retira de Chipre ello le daría mejores posibilidades para querer entrar a la UE. Si Chipre se reunifica en una federación bi-étnica ello impactaría sobre el conflicto palestino (aunque mostrando una solución diferente a la partición entre àrabes y hebreos).

Noticias relacionadas

Casas malditas

P. Alejandre, Badajoz

No es bueno, ¿por qué?

S. Madrid, A Coruña

¿Por qué tan dóciles a las modas?

E. Barrull, GIrona

Los despropósitos de pro-moción-ado Pedro Sánchez

J. Cruz, Málaga

Bilderberg: algo más que un club

A. Morillo, Badajoz
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris