Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Cuatro asesinatos en un solo día

María Muñoz (Málaga)
Redacción
martes, 4 de marzo de 2008, 07:46 h (CET)
Desde que entró en vigor la ley Integral de Violencia de Género, que el Ejecutivo de Zapatero puso en marcha en diciembre del 2004, no solo ha mostrado ineficacia, para atacar el goteo continuo de mujeres asesinadas, sino que las cifras se disparan. El año pasado hubo más muertes a manos de su pareja que nunca, un total de 78 y, este año ya vamos por 16.

Resulta decepcionante que todavía no se haya tomado ninguna iniciativa para estudiar a fondo, éste y otros fenómenos de violencia, relacionados con la pérdida creciente del sentido y el valor de la vida. Una sociedad que admita el aborto o la manipulación de embriones humanos como algo natural, y a la que ya se prepara para que también respalde la eutanasia, es una sociedad que poco a poco pierde la conciencia del respeto a todo lo que no sea la satisfacción inmediata de sus deseos. Y una sociedad que no valore el sacrificio y el servicio a los demás como elementos esenciales de formación personal, será también una sociedad abocada a la violencia y la intolerancia. Así, mientras vivamos en la ignorancia de las causas profundas de tantas violencias sociales, bien poco podrá hacerse con medidas represivas, aunque éstas sean también necesarias.

La ley, no es suficiente, -que también-, como digo, pero lo importante es educar en el respeto, en el amor, en la igualdad, en valores, que hacen que las personas sean más humanas.

Olvidar o no querer reconocer que la familia, el matrimonio, es la base de la sociedad y, que a la mujer, al marido, a la persona, hay que quererla con sus defectos, -porque el otro también los tiene-. No, es que yo quiera sus defectos, pero le quiero y, cuando el amor es total, se busca el dialogo, se llega al perdón. Mientras esto no ocurra y, no reconozcamos la grandeza que Dios ha puesto en la unión de los esposos, ni las leyes, ni el aumento de policías y juzgados, será eficaz para erradicar con esta lacra.

Noticias relacionadas

Una revolución contra natura

Resulta perverso pretender la supremacía de un género sobre otro o la desnaturalización de la persona para “moldearla”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXVI)

El Opus Dei sigue siendo un instituto secular vinculado indisolublemente a la prelatura personal de la Santa Cruz

Un poco de respeto, por favor

El master de Casado, el “postureo” de Sánchez las declaraciones de Corina, la venta de armas que asesinan a niños , las provocaciones del emérito y “El Pais”

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (LXV)

Es tan sagrada la conciencia de las personas, que su invasión tosca por una secta como esta me provoca repugnancia

Inmanencias

Olvidamos en exceso las realidades innegable bajo el encantamiento de las opiniones frívolas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris